Cómo ser productivo cuando el estado de ánimo no acompaña

Cuando estás de buen ánimo eres más productivo. Si, por el contrario, andas tristón o enfadado, te cuesta más ser diligente y la probabilidad de procrastinar se multiplica.

reparar

¿Cómo “reparas” tu estado de ánimo para que tu productividad no se resienta?

Aquí tenemos tres consejos recopilados de Lifehacker.

(1) Empieza a trabajar

Cuesta más empezar cuando estás de mal humor, pero la satisfacción de estar haciendo lo que debes (pese a las interferencias) no tarda en alcanzarte.

Suerte la mía. Acabo de vivir una situación que es el ejemplo perfecto para el caso. Si no te interesa, salta el fragmento coloreado.

Una persona muy cercana de mi familia me dijo esta mañana, justo antes de que comenzara a escribir por aquí, que esto que yo hago es una “M”.

Como comprenderás, que te diga algo así alguien que se supone que te aprecia, toca más la moral que si lo dice un extraño.

Que piense que lo que hago es una basura, no importa. Su intención de herirme fue lo que me sacudió y, en ese instante, no pude evitar que mis ánimos se vinieran al suelo.

¿Qué hice? Esto que estás viendo: Escribir. Comencé a hacerlo bastante dolorida, pero voy sintiéndome mejor por momentos. Porque lo que me dijo este individuo no evitó que yo hiciera lo que tenía que hacer.

(2) Proyéctate al futuro

Como las emociones del momento presente no ayudan a ponerse a trabajar, la idea es desconectar de ahí.

Esto ya lo hace quien procrastina, sustituyendo la tarea que no le apetece por otra, con el fin de aliviar lo mal que se siente.

Pero tú, en lugar de cambiar de actividad, cambias de “tiempo”. Sigues con la obligación, pero centrándote en las emociones de culminar la tarea (no en las que experimentas ahora).

Qué satisfacción. Qué tranquilidad da terminar lo pendiente… Piensa en eso y… ¡pa’lante! 😉

(3) Añade una pizca de comprensión

Según los estudios realizados, la culpa y la vergüenza que se sienten por haber procrastinado (o perdido el tiempo) en ocasiones anteriores, no sirven para hacerlo mejor la próxima vez.

Por el contrario, perdonarnos a nosotros mismos (por haber hecho un poquito el vago o por no habernos organizado bien) ayuda a que procrastinemos menos en lo sucesivo.

Genial. ¿Lo vas a probar?

Es interesante este bricolaje en el estado de ánimo. A ver qué más cosas aprendemos…

Imagen de Alan Cleaver

Comments

  1. A mi me ayudas. Reflexiono sobre los temas que propones e intento mejorar mis actitudes frente a diferentes problemas diarios. Gracias por tu trabajo. Casualmente hoy tambien tengo un dia parecido al que explicas. ; )
    Un saludo,

    • Casandra - TBM says:

      Muchas gracias a ti por saludar y dejar este comentario. 🙂 Estamos en el mismo barco.
      Venga, Petra. Vamos a la carga. 😉

  2. Uff! cuando leí el título vine enseguida a leerlo, porque estoy en esa situación donde casi no hay motivación para hacer lo que se tiene que hacer y para más la tensión te quiere tirar hacia atrás impidiéndote de terminar. Es un combate. Cuando leí el “cuadro rosa” me quedé impresionada… porque este acto contranatural (que haz realizado) de seguir para adelante en realidad es una generosidad hacia otros… al menos, para mí que necesitaba estas palabras de “entendimiento” sobre mi situación, que son un aliento para seguir. Casi nunca pongo un “like” o un comentario, pero esta vez siento necesario confesar lo mucho que esta pagina me estimula. Todos los días lo leo como si fuera el periódico matutino… tantas veces me ha sacado pa’delante con una sonrisa y con la espalda más aliviada 🙂 entonces… un saludo cordial con un agradecimiento sincero por este esfuerzo que “nadie te obliga” a hacer.. simplemente es pura generosidad… que parece que “no vale nada” o es pura “m…” (tal vez en términos monetarios que en realidad, no son la realidad de la vida), y justamente porque “no vale nada”, “vale todo”, no tiene precio porque pertenece al ámbito de las cosas más puras y que mueven al mundo… el amor. Abrazos!

    • Casandra - TBM says:

      Muchísimas gracias, Lia. El mal rato que pasé ya es historia… En cuestión de poco rato, uno puede pasar de la tristeza a sentir calorcito en el corazón. Qué bien que ha ocurrido así. Cómo me alegro de no haberme vuelto a la cama liándome la manta a la cabeza… 😆

      Tú has tenido mucho que ver y Petra (que ha comentado) también. Mil gracias.

      Un beso grande!

  3. Quizás si esa persona que cree que lo que haces es una M leyese con detenimiento algunas de tus entradas en tu blog cambiaría su opinión por completo, porque aunque no lo creyese le ayudaría en muchos aspectos de su vida. Si cada uno de nosotros nos pusiéramos en la mente del otro y sólo imagináramos por lo que está o no pasando, nos hablaríamos con más respeto y cariño.
    Yo te agradezco que no te hayan influido esas palabras y que aunque hoy sea un día “diferente” sigas dándonos motivación y apoyo todos los días.
    Coincido con Lía, para mi es como si fuese el periódico de todos los días.
    Gracias! 🙂

    • Casandra - TBM says:

      Muchísimas gracias a ti también, Nany. 🙂

      A esas observaciones que a veces nos hieren no hay que darles importancia si, como tú dices, vienen de quien no sabe qué es lo que cada uno está pasando o sintiendo en ese momento.

      El caso es que lo comenté como anécdota, porque venían al caso. Afortunadamente, con el paso del tiempo aprendemos todos a protegernos de ese tipo de comentarios. 😉

      Te agradezco mucho tus palabras, de nuevo. Lo que no sospechaba, cuando me puse a escribir, era que la situación iba a dar un giro tan radical para convertirse en todo lo contrario: en aliento, en ganas de seguir adelante. Eso, gracias a ti también.

      Un besote!

  4. Tus comentarios me parecen asertivos y prácticos… Incluso guardo aquellos que me resultan personalmente interesantes… Tal vez te gustaría saber que me has ayudado en algunas ocasiones.-

    • Casandra - TBM says:

      Me gusta muchísimo saberlo. Gracias, Laura.

      En realidad, muchas de estas entradas son para aprender y la mayoría de las sugerencias me las tengo que aplicar yo misma, ja, ja… (Falta me hace.) Pero es una alegría poder compartirlo. Eso también es una experiencia muy bonita.

  5. Tambien se puede aplicar la tecnica del pomoroto para ayudar a concentrate mejor…a mi me ayuda

    • Casandra - TBM says:

      Gracias, Yorki. 🙂 Esa técnica ayuda bastante a mantener la concentración. También está entre mis favoritas. 😉