Hay otras maneras de conseguir lo que quieres. Descúbrelas.

Todos albergamos aspiraciones y deseos variados. Quien más y quien menos ha fantaseado alguna vez con lo que le gustaría tener en su vida para que fuese “perfecta”.

día maravilloso

¿Tú tienes algún deseo u objetivo? Seguramente. ¿Y has pensado detenidamente en la razón por la que quieres “eso” en tu vida?

Rascando un poco la superficie, verás qué es lo que realmente quieres. Piénsalo. Creo que se parecerá bastante a lo que cualquiera de nosotros queremos.

Por ejemplo, supongamos que te encantaría tener un cuerpazo estupendo. ¿Para qué? Quizás para suscitar admiración (la tuya y la de otros).

Sigamos rascando… ¿Para qué, la admiración? Para sentirte respetado, aceptado, querido… Y eso, ¿para qué? Tal vez, para sentirte más seguro. ¿Más seguro? Así serás más feliz, ¿no?

¿Y cómo lo sabes? Lo sabes porque ya tienes una idea de lo que es ser feliz. Conoces la experiencia. Sabes que es algo bueno y por eso lo quieres.

Si no tuvieras ni pajolera idea de que la felicidad es algo bueno, ¿para qué ibas a buscarla?

Lo mismo puede decirse del amor, de la paz interior, de la libertad y de todas esas cosas tan profundas. Nos consta que son buenas porque, aunque sea de refilón, las conocemos.

Ahora, si lo que deseas es felicidad (amor, libertad…), ¿no se te ocurren montones de ideas para llegar hasta ahí? ¿O para volver a sentir “eso” que ya conoces?

Las hay. Podrás sentir la felicidad, hacer que el amor y la paz te rebosen por las orejas. Porque hay muchas maneras de llegar hasta esos sentimientos positivos y tú conoces bastantes.

Eso, si no es que ahora mismo estás contentísimo.

En realidad, para ser feliz no necesitas exactamente un cuerpo perfecto, ni un amor de verano, ni un coche lujoso. Si consigues esas cosas o lo que sea que tu quieras, genial. ¡Disfrútalo!

Pero lo que querías en un principio… ya lo tenías. Estuvo en ti o al alcance de tu mano todo el tiempo.

Imagen de h.koppdelaney

Comments

  1. Enebea says:

    Hola, soy nueva por tu blog.

    Hace unos días lo descubrí por casualidad y estoy leyendo toooodas tus entradas (sin ningún orden, voy saltando aquí y allá).

    Y tenía que dejarte un comentario sí o sí: en muchos blogs hay artículos interesantes y otros que no lo son tanto. Pero en el tuyo no hay ni una entrada que no me parezca genial y estupenda. Da gusto leerte, sea cual sea el tema que abordas. Me ha encantado encontrarte y pienso disfrutarlo durante mucho tiempo como uno de los placeres del día.

    Felicidades, de verdad.

    Enebea

    • Casandra - TBM says:

      Muchísimas gracias, Enebea. 🙂 Tus palabras me animan una barbaridad. Me alegro de que te gusten muchas entradas. Encontrarás algunas buenas y otras que son flojitas. 😀 Hay de todo.

      Con el tiempo, espero que haya más de las buenas, ja, ja… 😉 Gracias de nuevo.

  2. Sí, supongo que tendrás estadísticas que te dicen que la gente que accedemos a tu blog, pero pocos comentamos…. Pues bueno, yo comento ahora para animarte a seguir así. Tus artículos me ayudan mucho a darme cuenta de cosas, a saber otras maneras de afrontar lo que me pasa en la vida.¡Muchas gracias!

    • Casandra - TBM says:

      Gracias, Pablo. Yo también estoy en ese viaje de descubrimiento. 🙂 Me alegro de poder compartirlo contigo y con más gente.

      (Las estadísticas dicen que sí, que ya somos bastantes…)