3 Ideas para minimizar el dolor del rechazo

Hay rechazos que molestan como una picadura de mosquito y otros, más dolorosos, en los que notas que el corazón se resquebraja.

Todos los sufrimos, pero no a todos nos duelen igual.

Porque, más allá de la experiencia que desencadena el dolor, cada uno encaja el rechazo de manera diferente.

Las personas con una autoestima sana, desde luego, tienen más recursos para manejar una experiencia dolorosa de este tipo y, también, para recuperarse antes.

De hecho, las tres propuestas que vas a leer son más fáciles de llevar a cabo cuando tienes una autoestima fuerte. Aunque, si no es el caso, también sirven para que la autoestima sufra lo menos posible en una situación de rechazo.

dejar salir el dolor

1) Ten expectativas razonables

Espera lo mejor y prepárate para lo peor.”¿Conoces el dicho? Y tú, ¿qué dirías que es “lo mejor”?

Veamos un ejemplo considerando un suspenso como un rechazo: Si me he estudiado la mitad del temario de un examen, “lo mejor” es que apruebe. Pero tengo que ser consciente de que también tengo la mitad de probabilidades para suspenderlo.

Si me hubiera estudiado el temario completo, mis expectativas podrían ser más altas.

Lo que trato de decir es que hay que esperar “lo mejor” dentro del marco de las posibilidades reales.

Fantasear con un resultado maravilloso no sirve para nada cuando no he estudiado lo suficiente. Y tampoco sirven las expectativas exageradamente negativas, porque son un auto-sabotaje. ¡Podría haber aprobado!

Esto, llevado a cualquier situación, consiste en ser lo más positivo posible sin despegar los pies de la tierra.

¿Y cuando has puesto TODO de tu parte? ¿Qué tal, si has estudiado, si has trabajado duro, si has desbordado amor y dedicación en tu objetivo?

Aun así, hay un margen que escapa a tu control. La decisión queda en manos de otra persona (o personas). Y no es tan pesimista prever que pueda haber un rechazo. Simplemente, estás considerando una posibilidad.

Imagina que estás más que cualificado para un puesto de trabajo al que optas y, sin embargo, se lo dan a otra persona (quizás con menos méritos).

Si te cabe en la cabeza que algo así pueda suceder (por injusto que parezca), no será tan devastador para ti en caso de que ocurra. Estás preparado para “lo peor” y el rechazo no te matará.

2) Considera las posibles causas del rechazo

La mayoría de las veces el rechazo no tiene que ver contigo, sino con las prioridades, gustos o necesidades de otra persona.

Si le declaras tu amor a Menganita y ella te da calabazas, no lo hace porque seas una persona horrible, sino porque tiene otros intereses.

Casi siempre es así. El que rechaza está pendiente de SUS intereses. Por lo tanto, te equivocas si centras el rechazo en tu persona.

Otras veces, sí. Te han podido rechazar porque tu modo de pedir las cosas no ha sido el adecuado o por cualquier otro error.

En esos casos, procura separar la causa de tu persona. Lo que rechazan es tu falta de tacto, de oportunidad o de lo que fuera. En definitiva, no rechazan a tu persona, sino a esa “cosa” que falló.

Encuéntrala y, si quieres, enmiéndala.

Por mucha rabia que te dé haber cometido ese error, el rechazo duele bastante menos que si lo extiendes a toda tu persona.

3) Prepara una alternativa

Por último, cualquier rechazo duele menos cuando se tiene un Plan B. Así es que, si la situación lo permite, no dudes en esbozarlo aunque sea mínimamente.

¿Qué vas a hacer si no te contratan? No por admitir la posibilidad de que eso pueda ocurrir se es más pesimista. O, si se es, queda dentro de lo razonablemente saludable.

Lo que haces con esta actitud es protegerte, especialmente cuando con sólo pensar en la posibilidad de rechazo ya te duele.

Anticípate. Prepara el terreno y date a ti mismo las armas para afrontar pruebas como éstas, ya que todos las atravesamos.

Imagen de square eyes

Comments

  1. Hola me encanta tus artículos, me ayudan un montón a entender tantas cosas, yo lo paso bastante mal con los rechazos, ahora mismo estoy pasando una crisis de ansiedad por varios problemas en mi vida y lo magnífica todo

    • Casandra - TBM says:

      Muchas gracias por tus palabras, Mery.

      Ánimo con este tiempo difícil. Pasará. 😉 Te dejo un abrazo.

  2. patricio says:

    Todo los articulos que me llegan a primera hora del dia son excelentes para ser una mejor persona

    Gracias

    • Casandra - TBM says:

      Gracias a ti, Patricio. Yo también aprendo cosillas escribiendo. 🙂

  3. …huyy!! …pero me ha caído justo…. PERO JUSTO aquí, hoy y ahora este post..
    Gracias Cassandra…
    Tú siempre tan asertiva, humana y SIMPLE pa explicar lo que, por lo general, cuando vivimos situaciones así…, no logramos objetivizar a la primera, lo que implica un duelo de 3 dias (donde lo paso PÉSIMO, LLORO MUCHO, y me recrimino 🙁 )
    …Recién vengo a “resucitar” y empezar a com-pren-der la situción al 4º día (al menos yo, tiendo a pasarme mucha “technicolor”, ts!.. :-/)

    Abrzs desde Chile!
    m.paz

    • Casandra - TBM says:

      Vaya, vaya… Estos golpes son como las caídas que uno sufre de pequeño: inevitables. :S

      Espero que ya haya pasado el dolor más intenso y que te estés recuperando. Ánimo, MPaz. Qué podemos hacer, si no es tratar de levantarnos, seguir adelante con lo aprendido y usar esa sabiduría para encarar otros momentos difíciles que vendrán…

      También te dejo un abrazo muy grande. 🙂

  4. Fabian says:

    De que manera puedo subir mi autoestima?:(

    • Casandra - TBM says:

      Tienes muchas, muchísimas formas de cultivar ese sentimiento por ti mismo. Elige dos o tres y las vas practicando a diario. Después sigues con más. 😉 En este blog tienes bastantes ideas. Por ejemplo: ÉSTAS.

      Todo resumido en una simple cuestión: Trátate a ti mismo igual de bien que lo harías con alguien que quieres. 🙂

      Saludos, Fabián!