Quédate con lo que SÍ quieres

Hay momentos en la vida en los que estás tan despistado o agobiado que no sabes por dónde tirar. Pensando en eso, surgió esta entrada: Saber lo que no quieres es un buen principio.

familia jugandoDespués de publicarla, estuve pensando un tiempo en ella. Quizás no supe darle el enfoque apropiado.

Porque saber lo que no quieres es útil sólo al principio, cuando estás tratando de poner un poco de orden.

Después, a la hora de empezar a moverte, esos pensamientos son un estorbo y lo más sensato es prescindir de ellos.

La negatividad te resta fuerza y creatividad.

Por ello, es preferible que, descartado lo que no quieres, explores qué es lo que SÍ quieres y te centres en eso. Por ejemplo:

  • ¿Qué es lo que más me gusta de mi vida?
  • ¿Qué personas son las más importantes?
  • ¿Qué es lo que se me da mejor y lo que disfruto más?
  • ¿Qué quiero conseguir este año?

Con preguntas así es como descubres lo que sí te interesa. Esto es, lo positivo, que es lo que te coloca (nos coloca, digo) en una mejor disposición: más creativa y esperanzada; mucho más fuerte.

Y, además, tiene una ventaja colateral: Cuanto más haces lo que te gusta; más tiempo estás al lado de quien quieres o más trabajas por lo que SÍ quieres conseguir… menos espacio hay en tu vida para todas esas cosas que no te gustan.

Conclusión: Para salir del atolladero, haz recuento de tus fortalezas, de tus éxitos, de todo aquello que es importante para ti y de lo que aspiras a lograr. Quédate con lo que sí quieres y muévete en esa dirección.

Comments

  1. muy buena idea!