3 Detalles que ayudan a despertar de mejor ánimo

¿Amaneces cada día sonriente, con las ideas claras y la motivación por las nubes? Enhorabuena. Esta entrada no te interesa.

Podría interesarte si tienes días en los que sales de la cama adormilado, con sensación de cansancio y poquitas ganas de batallar con tus tareas.

Tranquilo. La mayoría de nosotros vivimos esta experiencia. Incluso los que estamos acostumbrados a madrugar, necesitamos sacudirnos el aletargamiento físico y mental, y hay días en los que cuesta más.

En líneas generales, lo que mejor funciona es levantarte con tiempo suficiente para llevar a cabo esa rutina mañanera que funcione para ti.

fastidiado al despertar

Sobre eso hemos comentado lo que tú ya sabes: Calma, un poquito de ejercicio físico, un buen desayuno, prestar un poco de atención a lo que funciona bien (gratitud) y planear lo esencial del día, sin agobios.

Tu cuerpo ha de ir entrando en situación a la par que tu mente. Y, por si ésta te lo pone un poco difícil, permíteme apuntar tres detalles que quizás hagan la diferencia en tu rutina:

La alarma con la que despiertas

¿Tu alarma se parece a la de un aviso de desastre nuclear? ¿Has probado con una alarma de sonidos marinos y sigues durmiendo mientras suena? ¿Programas tres o cuatro alarmas para poder levantarte?

buena alarma

¡Qué estrés! Prueba de que no eres el único que pasa por ese mal trance es que hay multitud de dispositivos que pretenden poner fin a este primer mal momento del día:

Desde aplicaciones para el teléfono móvil que hacen virguerías (como ésta), hasta lámparas inteligentes que iluminan progresivamente tu habitación a la hora indicada (aquí, un ejemplo).

Experimenta hasta encontrar lo más efectivo para ti. Yo me he quedado con algo muy simple: Una melodía que me gusta (siempre es la misma).

Si te interesa probarlo, elige una pieza musical a la que no tengas miedo de tomarle manía. Grábala en tu teléfono, ajusta el volumen de la alarma y, en cuanto suene por la mañana, levántate despacio.

Importante: No duermas cinco minutos más hasta que suene otra vez.

Despierta en un lugar ordenado

Abres los ojos… ¿y qué ves? Calcetines por el suelo, más ropa descolocada, la mesilla de noche llena de trastos…

Comprueba por ti mismo la sensación tan distinta que experimentas cuando despiertas en un sitio ordenado. No lamentarás dedicar treinta segundos en quitar la ropa de en medio antes de dormir.

Un poquito de orden le quita estrés al despertar. Seguro.

Piensa en alguien que quieres

¿No remontan esos ánimos a pesar de todo? Este truquito es poderoso.

Si te cuesta hilvanar pensamientos positivos, desvía tu atención hacia esa persona que quieres mucho, que te gusta o con quien lo pasas bien.

criatura especialRecuerda un momento divertido, un instante tierno o el que tú veas. O bien, piensa en lo que harás cuando te encuentres con él/ella.

Como sea, piensa en esa persona o criatura especial. (Todos conocemos a alguien por quien vale la pena pisar el planeta.)

Un poco mejor, ¿verdad?

¿Quién quiere sólo tres? Existen muchos detalles que puedes considerar que formen parte de tu despertar: Musiquilla, ejercicios de respiración, una buena lectura, un café riquísimo coronando el desayuno, etc.

Si suman demasiados días en los que despiertas con un humor de mil demonios y te cuesta deshacerte de él, prueba a cambiar un poquito lo que haces por la mañana. Hay pequeñas acciones que impactan más de lo que parece.

Imágenes de bark, Silentmind8 y Viewminder.