Romper con tus valores no siempre es algo malo

¿Qué importancia tienen para ti los valores personales? ¿Son una guía para la vida o son normas que no deben romperse?

Cada uno de nosotros tiene su propia escala de valores, según lo que considera que es más importante en su vida.

Y no sólo diferimos ahí. También nos diferencia la disposición de respetar esos valores o romperlos, según el caso.

unión rota

Hay personas que se saltan sus propios principios con mucha facilidad (a veces, demasiada). Defienden una cosa y hacen la contraria.

Es gente (hipócrita) que está muy mal vista, especialmente por quienes se sitúan en el extremo opuesto: quienes son fieles a ultranza de su escala de valores. Los toman como reglas que jamás deben romperse.

Como imaginas, los extremos no son recomendables. Ser muy rígido también es contraproducente. Si lo eres, te privas de descubrir nuevas ideas que se pueden convertir en principios útiles para tu vida. ¿Cómo, si no, has ido construyendo la escala de valores que tienes ahora mismo?

Ha sido aprendiendo, creciendo, viviendo nuevas experiencias… Cosa que vas a seguir haciendo. E, inevitablemente, habrá principios que dejes atrás para incorporar otros nuevos, más adecuados para la situación que estés viviendo.

Por otra parte, no siempre que rompes con tus valores estás siendo hipócrita. En el caso de que (como hemos sugerido) sustituyas un valor por otro, que esté más en sintonía con el contexto y con tu situación, estás siendo flexible.

Ése es un rasgo deseable, pero también necesario. Sin ir más lejos, cuando te ves en una situación que te obliga a elegir entre respetar un principio o respetar otro.

Todos los principios personales no tienen el mismo peso. Por ejemplo, dos valores importantes para mí son: la honestidad y la seguridad. Siempre que puedo, obro conforme a ellos. Pero, si llega un desconocido y me pide una información personal delicada, no se la doy.

¿Estoy siendo hipócrita por no obrar con honestidad (uno de mis valores)? No lo creo. Estoy respetando la seguridad. En esa situación concreta, elijo anteponer ese principio a la honestidad. Y no tengo cargo de conciencia. Obro según el contexto.

A ti también se te presentarán situaciones que entren en contradicción con tus principios. Tendrás que elegir entre hacer caso a uno, a otro… o desterrar un viejo principio para incorporar uno nuevo, más útil.

A veces irás en contra de alguno de tus valores y no estarás siendo hipócrita. Estarás aprendiendo algo nuevo, siendo flexible.

Imagen de Darwin Bell