Cuando la vida se vuelve un desastre

Así es la vida. Un día te levantas y comienzan a sucederse las desventuras tan rápidamente que ni te lo crees.

¿Hay rachas de ésas? Digo que si las hay. Lo raro es encontrar quien no haya pasado por una.

mala suerte

Un amigo te deja en la estacada. Coincide con que en el trabajo te salió el tiro por la culata. Algún energúmeno anónimo le dio un golpe a tu coche. Vas a la cocina y… ¡¿se ha terminado el café?!

En medio de la borrasca de acontecimientos horrorosos, tienes dos opciones:

(1) Dejarte llevar por ella, envuelto en ira, frustración y asco por la vida, en general.

(2) Aceptar las cosas como vienen y ver cómo salir de ahí, una vez amaine el temporal.

¿Cuál eliges? Yo, será por lo improductiva que he constatado que es la primera, me quedo con la segunda.

¿Significa eso que soy feliz cuando la vida se ensaña a bofetadas? ¡Ay, no! Para nada.

¿Significa que si acepto las cosas como son y luego me pongo en marcha vaya a salir victoriosa?

No tiene porqué. Quizás no. Pero, al menos, me estoy dando a mí misma una oportunidad que, de otro modo, no tendría.

Poco a poco, puedo ver que, a pesar del tremendo desastre, hay cosas buenas alrededor que sí funcionan. Ésas serán mi báculo.

Me levanto. Me vuelvo a caer. ¡Auxilio!

Sigo levantándome, con la energía muy mermada. De repente, llega un abrazo y un olorcillo a café recién hecho desde la cocina. Cómo se agradecen los pequeños detalles agradables, cuando intentas levantarte de las ruinas…

Esos detalles han salvado el día. ¿Y mañana?

Mañana volveré a levantarme, como tú.

Imagen de Sherlock77 (James)

Comments

  1. Fernando says:

    ¡Vaya que me ha quedado como anillo al dedo esta entrada de tu blog! La semana pasada le dieron un golpe a mi coche, otro día se le ponchó una llanta, luego tuve que despedir a un buen empleado en mi trabajo y finalmente organicé una comida con amigos que estuvo a punto de convertirse en desastre porque el platillo me salió mal. Estaba furioso y muy frustrado, no soy de las personas que se toman las cosas con calma 🙁 Espero que mi mala racha pase y poder controlar mis reacciones emocionales para que no me perjudiquen. Un abrazo desde México, me gusta mucho tu blog y lo leo con frecuencia, pero es la primera vez que comento algo.

    • Casandra - TBM says:

      Hola, Fernando!

      Espero que pase pronto la mala racha. 😉 Así es la vida; se alternan unas con otras. Tenlo presente y mantén la calma en lo posible.
      Venga. Seguimos adelante. Te mando un abrazo.

      Muchas gracias por venir por aquí. 🙂

    • isabella says:

      por favor se lo ruego ayudeme quiero morir

      • Casandra - TBM says:

        Hola, Isabella. Esto va a pasar, tranquila. Busca cerca de ti. Alguien habrá para escucharte y darte la mano. Ánimo!