¿Qué cosas no toleras?

Respetas a los demás. Vives y dejas vivir, mientras que los demás se mantengan en esa misma línea de respeto.

¿Y si no se mantienen? ¿Y si hay personas que traspasan esos límites?

¿Es saludable ser tolerante en esos casos?

En mi opinión (y en la de gente que sabe más que yo), no es sano tolerar ciertos comportamientos.

estresado

Imagina una situación en la que una persona te falte al respeto o abuse de tu confianza, ¿dejarías que esa misma situación se repitiera con frecuencia?

Digo, una cosa es que un amigo te dedique un día un comentario hiriente y tú lo dejes pasar. (Cualquiera comete errores.) Otra, es que tu amigo continúe en las mismas y, como tú lo dejas, siga ofendiéndote y haciéndote de menos.

Una cosa es que tú contrates un servicio (el que sea) y que la compañía que te lo brinda tenga un fallo contigo. Otra distinta, es que continúe viéndote la cara, una y otra vez.

Una cosa es que tú ayudes a una persona de buena fe. Otra, es que esta persona se aproveche de eso para exprimirte cada vez que pueda.

Una cosa es que un día te llame un molesto teleoperador cuando estás durmiendo la siesta. Otra, es que te acose todos los días y los fines de semana.

Ejemplos sobran. ¿Qué haces tú ante comportamientos abusivos como ésos?

La tolerancia en esas situaciones provoca ira y frustración. Un desgaste de energía que, gota a gota, carcome de paso tu autoestima.

Es saludable aceptar las cosas como vienen. Especialmente, cuanto tú no tienes ningún control sobre ellas.

Pero tragarse la rabia y resignarse, cuando sí hay algo que puedes hacer para cambiarlas y darte a respetar, NO es saludable.

No es saludable poner buena cara ante el acoso, el abuso o el atropello. Si tú respetas a los demás, estás en posición de exigir lo mismo.

A veces tienes que levantar la cabeza y hablar con contundencia; buscar la manera de romper con la situación que está erosionando tu paciencia, tu equilibrio y tu salud.

Hay comportamientos que, por ti, no puedes ni debes tolerar. Porque, si lo haces, además del inconveniente en sí, a la larga te sentirás peor contigo mismo por permitir el abuso.

Definitivamente, la tolerancia tiene un límite. Y ese límite lo pones tú.

Comments

  1. Como siempre son sabios consejos.
    En este caso, y a riesgo de convertirte en una persona antipática y egoísta, hay que dejar claro hasta donde quieres que lleguen los demás.
    A veces hay que hacerlo varias veces, porque cuesta que lo entiendan, pero uno no pueda permitir que los otros tengan la llave de la propia tranquilidad.
    La persona que no entiende o no acepta los límites que pones, no te respeta y lo mínimo que uno tiene que exigir es respeto, porque es la base de cualquier relación.
    La tolerancia es imprescindible en la vida, pero ser tolerante no es aceptar que te machaquen, te agobien o que ignoren tus decisiones.

    Un abrazo, saladito, que el fin de semana se presenta de playa.
    Que descanses y disfrutes.

    • Casandra - TBM says:

      ¡En la playa! ¡Enhorabuena! ¡Qué maravilla! 😀

      Ja, ja… Me temo que, si tú estás en el carro de las antipáticas por lo que dices, vas a tener que hacerme un sitio. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que hay que establecer límites saludables (en cualquier relación). Y, lo mismo que uno respeta los de los demás, hay que hacer respetar los propios. 😉

      Ser intolerante con el abuso, para mí, es muy positivo.

      Muchísimas gracias, Malú. Que disfrutes del finde… 🙂