5 Ideas para moverse más durante las horas de trabajo

¿Tienes un trabajo sedentario? ¿Pasas horas seguidas pegado a un escritorio y, cuando te levantas, sientes las piernas pesadas como yunques?

Como sabes, estar sentado durante tantas horas al día es perjudicial para la salud, muy dañino.

En los últimos años se han hecho estudios que alertan sobre ello, como éste (que habla de los problemas cardiovasculares derivados de permanecer sentados muchas horas al día) o éste (que apunta que el sedentarismo puede restar hasta siete años de calidad de vida).

Por eso, por nuestra salud y nuestra calidad de vida, hemos de movernos más.

No basta con hacer un ratito de ejercicio por la mañana o por la tarde. Porque, si pasamos el resto del día encajados en la silla, los efectos benéficos del ejercicio, se quedan en agua de borrajas.

Eso sí, por suerte somos creativos y podemos idear maneras de añadir a nuestros días laborales más movimiento.

trabajo sentado

Por lo pronto, aquí van unas sugerencias:

1. Levanta tus posaderas cada 60 minutos: Hagas lo que hagas, levántate de la silla cada 30 ó 60 minutos. Es necesario para reactivar la circulación sanguínea. Un mini-estiramiento discreto tampoco estaría mal añadirlo.

2. Usa el temporizador: Si te pasa como a mí (que estás tan concentrado que pasas varias horas sin levantarte), programa el temporizador del teléfono (o cualquier chisme que suene) para recordarte que, a los 30 minutos, tienes que estirar las piernas unos instantes.

3. Haz más tareas de pie: ¿Cuáles? Tú, que conoces tu trabajo, las sabes mejor que yo. Ejemplos: hacer una llamada telefónica mientras caminas por el pasillo, sacar tú la fotocopia que necesitas (en lugar de mandar a otra persona), ir a hablar con un compañero en vez de mandarle un e-mail.

En esencia, las tareas que puedas hacer en movimiento, hazlas en movimiento.

4. Hidrátate durante la jornada: Bebe agua. No en grandes cantidades, como si fueras un dromedario. Tampoco es plan de extenuar a tus riñones. Pero sí ve dando bocanaditas para mantenerte hidratado.

Además, gracias a esto, podrás levantarte más veces… para ir al baño.

5. Planea más movimiento para tus días laborales: Conforme vayas introduciendo más actividad a tu jornada sedentaria, se te ocurrirán más ideas.

Quizás, ir a almorzar a otro lugar para caminar un poco más, usar más las escaleras que el ascensor, aparcar el coche un poquito más lejos, etc.

Eso, como hemos dicho, sin contar los paseos u otras actividades físicas que hagas por tu cuenta a lo largo del día, aparte del trabajo.

Con cada movimiento que añadas estarás haciéndole un bien a tu salud.

Imagen de bark