Cómo abordar un problema que te saca fuera de juego

Hay problemas que te caen de sopetón, como una avalancha imprevista. Así es la vida. Todos pasamos por experiencias que nos dejan “fuera de juego” (valga la metáfora futbolística).

Naturalmente, dependiendo del problema y de las opciones que cada uno tome para afrontarlo, los pasos para superar la situación serán unos u otros.

Eso no quita que haya tácticas que, en general, facilitan la vuelta al terreno de juego, sea cual sea el problema. Éstas tres son básicas:

avalancha

1. Hacer acopio de recursos

Llega el problema y estás tan abrumado que parece que todo se derrumba alrededor.

Es cierto que los cambios (y más los grandes) impactan en todas las áreas. Por ejemplo, la pérdida de un trabajo, un divorcio, un negocio que fracasa, una demanda, una enfermedad, etc.

Pero, después de asimilar el golpe, verás que no todo está destruido.

En tu vida hay “activos” en los que apoyarte para superar la situación. Haz recuento de ellos: tu familia, tus amigos, tu inteligencia, tu… (lo que sea).

Reúne todo lo que te pueda ayudar; todos los recursos a tu alcance.

2. Planear la manera de salir del problema

Con recursos y opciones que tienes en la mano, es hora de elaborar la estrategia para resolver la situación: ¿Qué te hace falta para salir de ahí? ¿Qué pasos has de dar para moverte hacia delante?

Por supuesto, no tienes porqué salir tú solo del problema. Pero sí has de asumir tu responsabilidad en el mismo.

Mi recomendación es que, por muy buena cabeza que tengas, te busques dónde anotar y escribas una lista con las acciones a llevar a cabo. Esto clarifica bastante las ideas.

3. Ir paso a paso

Si el problema es grande, probablemente no salgas de él de la noche a la mañana. Paciencia. Ve paso a paso. Y no te estreses si el día de hoy no hubo avances significativos.

No postergues la acción, pero tampoco trates de hacer todas las acciones de tu lista de una vez. Tú, tranquilo. A cada pasito que des, más cerca estás de la salida.

Y lo más importante de todo: Recuerda que es temporal.

Todos atravesamos problemas gordos y temporadas muy difíciles. Las circunstancias irán cambiando. Seguro. Además, tú estás poniendo de tu parte para salir de ahí.

Aprovecho el tema para dejar una nota personal, para quien siga Tus Buenos Momentos habitualmente.

Quizás notes algunos cambios. Desactivaré los comentarios en el blog durante unas semanas (para ahorrarme la tarea de eliminar el spam) y puede que no se publiquen algunas actualizaciones.

Intentaré que todo siga más o menos igual. Pero, si hay algún problema, te pido disculpas por anticipado y un poquito de comprensión.

A mí también me caen avalanchas que me dejan fuera de juego. 😀 Espero retornar a la “normalidad” lo antes posible.

Imagen de Hamed Saber