Exceso de ejercicio físico

Habitualmente muchas personas recomiendan a sus amigos y familiares realizar ejercicio físico de manera regular. Estupendo consejo, desde luego, siempre que no se caiga en el exceso.

Muchas personas aficionadas al deporte llegan a obsesionarse con su figura y con las rutinas que realizan. Algunas ponen en peligro su salud, cuando acuden a medicamentos y suplementos alimentarios al sentirse decepcionados por no cumplir sus expectativas.

Quien cae en esa obsesión deja de hacer actividad física por el beneficio que representa para su salud. En lo que piensa es en cumplir con lo que se ha exigido a sí mismo.

¿Qué sería un exceso de actividad física?

No es posible generalizar. Para cada uno de nosotros el exceso está en un punto distinto. Establecer dicho límite supone tener en cuenta las características individuales (edad, sexo, capacidad, habilidades, preparación, alimentación, etc.).

ejercicio en casa

Lo que sí tenemos en común es que, pasado ese límite, desmejoramos nuestra salud (física y mental).

Las lesiones y demás problemas físicos son consecuencia del exceso de ejercicio, claramente. Al exigir tanto al cuerpo, el desgaste pasa factura.

Y el cansancio mental es otra. Porque, cuando una persona se obsesiona con cumplir determinados objetivos en su actividad deportiva, presionándose y haciendo lo imposible para llegar hasta ahí, también emplea demasiada energía.

Estos excesos parecen ser más comunes en personas menos experimentadas. Quizás, para mejorar su figura, realizan una actividad deportiva muy exigente sin tener en cuenta las posibles consecuencias negativas de su práctica.

Es recomendable que cada uno tenga en cuenta su condición física y mental cuando decide hacer ejercicio de manera regular y que tome las precauciones necesarias para que la actividad física beneficie a su salud.

También, que comience por poco y vaya de menos a más, pero sin exigirle al cuerpo esfuerzos exorbitantes. La moderación es la clave.

Y, por supuesto, que, si lleva tiempo sin hacer ejercicio, consulte con un facultativo de la salud para que le oriente, teniendo en cuenta sus características y necesidades.

Esta entrada es una contribución de S.S., autor invitado.

Imágenes de SuperFantastic y de pcesarperez.