Cuando procrastinas porque el estrés te desborda

Estás envuelto en un período de intensa actividad. Se acumulan las responsabilidades y compromisos familiares, laborales, sociales… Llevas demasiada carga, demasiado estrés.

Te apetece muchísimo quedarte en la cama hasta tarde. O pasear a tu aire todo el sábado. O ponerte a escuchar música sin pensar en nada más… Y, un día, lo haces.

Dejas a un lado la tarea que sabes que tienes programada y desconectas: Duermes, paseas, lees… ¡descansas! ¿Es eso procrastinar?

demasiado estrés

En teoría, sí. “Deberías” estar haciendo lo productivo. Y estás sustituyéndolo por algo más agradable, quizás sintiéndote un poco culpable por escapar de la obligación.

Ni que hicieras el vago todos los días…

Antes de sentirte frustrado o a disgusto contigo mismo, considera las circunstancias en las que se produce tu supuesta procrastinación.

Llevas un tiempo saturado, abrumado con la carga, sin descansar ni divertirte apenas. Y ya sabes que cuando no le das al cuerpo y la mente el descanso que necesitan, ellos te avisan. En este caso, te estaban diciendo que ya era hora de descansar.

Habitualmente, tú no escapas de tus obligaciones. Ha sido ahora, que el estrés te ha desbordado, cuando a tu mente le ha parecido conveniente que te tomaras un respiro. Lo necesitabas.

Has pasado por una etapa dura en la que te has exigido demasiado. El ritmo ha sido intenso y, en algún momento, tenías que parar y recuperar energías.

Para prevenir estos parones imprevistos has de distribuir más descansos y actividades placenteras en tu día a día.

Como hemos comentado otras veces, eso implica: dormir lo suficiente; alimentarte bien; hacer ejercicio regularmente; relacionarte con otras personas y tener tus ratitos de diversión.

Todas esas “tareas improductivas” te proveen de la energía que necesitas para continuar siendo productivo.

Si has estado descuidando esas cuestiones, entonces no te sorprendas, ni te sientas frustrado o culpable porque tu mente haya parado por su cuenta. Te hacía falta ese ratito de descanso para volver a la carga con más fuerza.

Imagen de Amy McTigue

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...