No durará para siempre

El momento que atraviesas es tan intenso, tan duro, tan difícil… que crees que durará para siempre. Pero, no. Sólo lo parece.

Tienes el corazón destrozado por una decepción. Sientes que el dolor no remitirá. Es lo que parece.

Vives en un mar de dudas, con la sensación de que no hay una señal que arroje algo de luz. Es lo que parece.

Trabajas rompiéndote el lomo, preguntándote si tendrás que soportar esa pesada carga para siempre. Es lo que parece.

Fracasas otra vez… y otra vez más. Lloras y te hundes en la frustración, resignado a que la que la historia vuelva a repetirse. Parece que va a ser así.

desahogarse

Pero, ni las circunstancias actuales, ni lo que sientes cuando la vida está patas arriba van a durar para siempre. Sólo lo parece.

Haz lo que puedas para sobrellevar este momento duro: Llora, grita, reflexiona, habla con otros, duerme… Haz lo que el momento pida.

Haz lo que tengas que hacer AHORA y no pienses más allá.

(Relacionado: 4 Estrategias para tiempos de adversidad.)