Tipos de yoga y sus beneficios

El yoga es un ejercicio recomendado para todo el mundo, independientemente de su edad y condición física.

Hay un tipo de yoga para cada persona según las preferencias personales y los objetivos que persiga.

La clave para acertar con el tuyo es probar diferentes tipos y profesores y hacer caso de las sensaciones y de las señales que te mande tu cuerpo.

Estos son los principales tipos de yoga y sus beneficios, para que puedas elegir el que mejor vaya contigo.

postura de yoga

Hatha – Relajación a través de la postura

Del yoga hatha se derivan la mayoría de los estilos occidentales de yoga. Es un estilo que parte de lo físico para lograr la relajación mental.

Trabaja la postura física, la respiración y la meditación. Está indicado para rehabilitar lesiones y corregir malas posturas; ayuda a controlar el estrés y es muy terapéutico.

Vinyasa – Respirar bien para estar mejor

El yoga vinyasa surge a partir del hatha y se centra, sobre todo, en la respiración.

Coordinando el ritmo de la respiración con el movimiento a través de las distintas secuencias de posturas, ayuda a eliminar toxinas, tonifica los músculos, aumenta la flexibilidad, relaja la mente y potencia el bienestar físico y mental.

tipos de yoga

Asthanga – Profundo trabajo físico

El yoga asthanga también procede del hatha. Se trata de un tipo de yoga muy exigente desde el punto de vista físico.

Sus posturas son de dificultad creciente y la coordinación con la respiración es muy importante. Requiere una buena forma física para poder desarrollarlo y no se recomienda para personas con problemas físicos o lesiones.

Lyengar – Yoga para todos

El yoga lyengar se deriva del hatha. Es un tipo de yoga lento y preciso, en el que las posturas se mantienen cerca de un minuto, más que en otros tipos de yoga.

Mejora la fuerza, la flexibilidad y el equilibrio mediante la coordinación entre respiración y el mantenimiento de las diversas posturas.

Kundalini – Despierta la energía que hay en ti

El yoga kundalini busca despertar la energía del cuerpo y, para ello, se centra en trabajar una serie de movimientos repetitivos.

La energía se libera desde la base de la columna hacia arriba y las sesiones se combinan con cantos, meditación y ejercicios para mejorar la respiración.

Es uno de los tipos de yoga más popular, además del hatha.

tipos de yoga

Sivananda – Trabajo del espíritu

El yoga sivananda hunde sus raíces en las tradiciones más antiguas del yoga.

A la ejecución de diferentes posturas físicas se unen los ejercicios de respiración, el estudio de la filosofía vedanta, la recitación de mantras, los cantos y la meditación.

Este tipo de yoga se centra en la parte más espiritual de la persona para lograr un desarrollo armónico del cuerpo y la mente.

Bikram – Yoga a 40º

El Bikram yoga es un invento de Bikram Choudhury, un levantador de pesas y medallista olímpico que, a través de la práctica de 26 posturas ejecutadas en una sala a una temperatura de 40º, promete la desintoxicación del cuerpo a través del sudor.

Es un tipo de yoga muy popular en las grandes ciudades y entre artistas, modelos y cantantes.

Anusara – Conectar con lo divino a través de la postura

El yoga anusara es uno de los más recientes. Fue creado en el año 1997 con el objetivo de lograr la conexión con el lado divino de cada uno a través de la alineación de las posturas.

Es un tipo de yoga más espiritual, que también busca la unión con los otros al liberar nuestro interior de frenos y ataduras.

Yin yoga – Estiramiento y relajación

El yin yoga tiene como objetivo estirar los tejidos que conectan los músculos con los huesos para lograr una profunda relajación.

Para ello, las posturas se mantienen mucho tiempo (entre dos y cinco minutos), mientras se acompasa con ellas la respiración. Es un tipo de yoga que funciona muy bien para combatir el estrés.

 

Como ves, hay muchos tipos de yoga y cada uno tiene sus propios beneficios, tanto para el cuerpo como para la mente.

Y tú, ¿practicas yoga? ¿Qué tipos de yoga has probado? ¿Cuál es el que más te gusta?