5 Tips para sobrevivir a un día durísimo

En tu vida se entretejen momentos de todo tipo. Vamos a dedicar esta entrada a los más difíciles.

Impera el malestar emocional y tú estás ahí, hecho añicos y sacando fuerzas de flaqueza.

Espero que alguna de estas ideas te ayude, como a mí, a sobrellevar esos días durísimos.

¿Listo? Son cinco propuestas:

árbol solitario1. Escucha tus emociones. Respira profundamente. Cierra los ojos, si gustas, y entra en contacto con lo que estás experimentando.

Observa esas emociones negativas (ira, tristeza, miedo…). Sé consciente de ellas.

2. Admite que el día es duro. Acepta lo que sientes y vive el día como es y con lo que trae.

Si, por ejemplo, te duele todo el cuerpo o cargas con una pena monumental, no te obligues a decir que estás de fábula.

Estás como estás. A ver quién te obliga a ser unas castañuelas los 365 días del año…

3. Date respiros. Has aceptado que no estás en tu mejor momento. Bien.

Pero el día continúa y tú tienes responsabilidades diversas que atender o actividades en las que puedes involucrarte para aparcar por un rato la preocupación, la tristeza o lo que fuera.

No necesitas estar pendiente cada minuto de día de lo mal que te sientes. Descansa un poco. Haz otras cosas a modo de paréntesis (o inténtalo).

4. Hazte la vida más agradable. Si el día es espantoso, ponte de tu lado.

Regálate un momento que te ayude a sentirte mejor: Un ratito de lectura, una conversación con un amigo, un paseo, una música reconfortante, etc.

5. Recuérdate que pasará. Superarás este momento, lo mismo que superaste otros muy difíciles. A cada aliento, estás sobreviviendo.

Deja que pase la tormenta. Mañana será un día diferente.

Imagen de thewoodenshoes