Beneficios de comer alimentos orgánicos

Seguramente hayas escuchado muchas veces que los alimentos orgánicos presentan múltiples beneficios para la salud.

Su consumo está cada vez más extendido y día y día crece el número de personas que se apunta a la alimentación con este tipo de alimentos.

Estos son los beneficios de comer alimentos orgánicos.

frutas y verduras

Superioridad nutricional

Aunque no todos los expertos están de acuerdo en ello, muchos entusiastas de la salud natural defienden que los alimentos orgánicos son superiores nutricionalmente al resto de alimentos.

Su afirmación la basan en que los alimentos orgánicos se cultivan aprovechando los nutrientes del suelo, el aire, el agua y la luz solar, sin ningún tipo de sustancia química adicional.

Los alimentos “convencionales” utilizan en muchas ocasiones métodos artificiales para acelerar el crecimiento de las frutas y las verduras, como la iluminación con lámparas de alta intensidad y los compuestos químicos para potenciar el rápido desarrollo de las plantas.

También el terreno donde se cultivan sufre modificaciones en su composición y es habitual el uso de diferentes sustancias químicas para modificar el pH y hacer que tierras baldías se transformen en cultivables.

Mejor sabor

Los alimentos orgánicos saben mejor que los alimentos convencionales. Al haber sido cultivados de manera natural, conservan su sabor originario, mucho mejor que el de los vegetales que crecen al abrigo de invernaderos o de luz artificial.

Además, estos alimentos mantienen su ritmo de crecimiento normal, sin sufrir ningún tipo de intervención para acelerarlo, lo que se traduce en una maduración lenta que contribuye a su excelente sabor.

Sin plaguicidas

En el cultivo convencional, los plaguicidas se utilizan en varias etapas del crecimiento del vegetal para garantizar que ninguna especie invasora arruinará el cultivo.

Pero estos plaguicidas dejan su rastro en frutas y verduras a través de residuos muy difíciles de eliminar. Salvo si sometemos a los vegetales a un lavado intensivo con una solución de cloro y un largo lavado, es casi seguro que terminemos ingiriendo buena parte de esos plaguicidas.

Aquí es donde los alimentos orgánicos son ampliamente superiores a los convencionales, ya que no se utilizan plaguicidas químicos para su cultivo, por lo que se pueden comer con total tranquilidad tras un simple lavado en agua.

Conservan el medio ambiente

Los alimentos orgánicos contribuyen a la conservación del medio ambiente, haciendo que el cultivo sea sostenible tanto para la tierra como para las personas.

Con este tipo de agricultura, el terreno no se ve perjudicado de ningún modo. Todo lo contrario: la tierra se mantiene fértil y aumenta su producción porque no está sometida a las agresiones que propicia el uso de pesticidas, abonos químicos y otras sustancias.

 

Los alimentos orgánicos van ganando terreno frente al cultivo convencional y cada vez es más fácil encontrarlos en grandes superficies y supermercados.

Aunque su precio suele ser más elevado que el de los productos cultivados con agentes químicos, su consumo compensa por su sabor y sus propiedades nutricionales.

Son una buena oportunidad para redescubrir sabores olvidados de la época de nuestros abuelos.