Ideas para desconectar del trabajo por la tarde

Te dedicas a trabajar durante todo el día y terminas por la tarde-noche. ¿Desconectas del trabajo con facilidad o sigues pensando en el mismo durante tu tiempo libre?

Si tienes problemas desconectando de las preocupaciones del trabajo, aquí tienes cinco ideas, por si alguna te sirve:

1. Haz de la vuelta a casa un placer.

Si trabajas fuera de casa y la situación se presta a ello, puedes disfrutar del camino de vuelta. Camina, por ejemplo, prestando atención al recorrido. O conduce por una ruta distinta, con mejores vistas.

Aprovecha esos primeros instantes para ir relajándote.

2. Lleva a cabo tu propio ritual de descanso.

a relajarsePara poner más distancia entre el trabajo y tu tiempo de descanso, diseña una rutina de desconexión a tu gusto.

Por ejemplo, quítate la ropa de trabajo enseguida, prepárate un buen té al son de tu música preferida… Elige dos o tres tareas relajantes.

Cada día, cuando termines el trabajo, pon en marcha tu rutina de desconexión, para que te sirva de transición entre el trabajo y tus otras actividades.

3. Mantén el material de trabajo alejado de tu vista.

Ojos que no ven… ya sabes.

Si te es posible, guarda los útiles de trabajo hasta que tengas que volver. Esto también te ayuda a desconectar.

4. Anota las ideas relacionadas con el trabajo.

Si, a pesar de todo, se te ocurren ideas o te asaltan preocupaciones relacionadas con el trabajo, anótalas en una libreta (o donde quieras).

Sácalas así de tu mente y déjalas en el papel (o en la pantalla); que reposen hasta que les llegue su hora.

5. Si no hay más remedio, termina pronto lo pendiente.

Y, si no te queda de otra que terminar algún asunto pendiente y es algo que te puedes quitar de en medio en poco rato, termínalo lo antes que puedas.

Después, aprovecha el tiempo libre que te queda para descansar a tus anchas. Hazlo preciso. Al día siguiente despertarás más enérgico, creativo y productivo. 🙂