3 Ideas para que hoy te sientas menos estresado

¿Te sientes abrumado o estresado por los compromisos y dificultades que hoy te esperan?

No estás solo. Muchos nos hemos sentido igual: envueltos hasta las cejas por los problemas y con la necesidad de tomarnos un respiro.

¿Qué tal si lo hacemos? Nosotros podemos aligerar el estrés que suponen los problemas poniendo en práctica ideas muy simples.

abajo el estrés

Ahí van las propuestas:

1. Valora lo bueno

Por muy agobiado que estés, en tu vida hay cosas positivas a las que prestarles atención. Quizás tienes un techo bajo el que pasar la noche, comida en la mesa, unas piernas que funcionan…

Haz una lista tan larga como puedas con todo eso que es importante para ti y que marcha razonablemente bien.

Porque, cuando nos acostumbramos a ver sólo lo que falta y lo que no está funcionando, tendemos a dar por garantizadas todas esas cosas positivas… y no lo están.

La salud, por ejemplo. Yo la daba por sentada cuando me encontraba bien, hasta que un día dejé de estar tan bien y me di cuenta de su importancia.

No se trata de que ignores tus problemas. Más bien, la idea es equilibrar. Ya que, si pasas todo el día pensando en lo que no marcha bien, tu estrés seguirá en ascenso.

2. Haz actividades que disfrutes

Esto también le pone freno al estrés desbordado. ¿Pasas todo el día entre actividades y compromisos que no te gustan?

Libérate de los que no sean tan necesarios. Por ejemplo, si un amigo te fuerza a hacer algo que no quieres, no lo hagas. Así de simple.

Y, de paso, añade actividades que sí disfrutes: leer, pasear, bailar… o lo que sea.

En definitiva, dedica hoy un rato a hacer lo que te apetece. También esto te ayuda a recortar y manejar el estrés.

3. Relaciónate con gente más “relajada”

Si sólo te relacionas con personas que están continuamente crispadas y quejándose de todo, a ti se te contagia esa actitud. Y tú, agobiado perdido, los re-contagias a ellos. El estrés de todos va en aumento.

Suponiendo que no necesites estar todo el día de mala leche para resolver tus problemas, tómate un descanso de tanto drama y relaciónate más con personas de quienes quieres que se te contagie su actitud.

Vas a ver que esto también te ayuda con ese estrés galopante.

 

Comprueba por ti mismo si estas propuestas te sirven. Y, si no es el caso, encuentra tus propias armas para ponerle coto al estrés.

En lo que seguro que estamos de acuerdo es en que hemos de dotarnos de recursos (cada uno de los suyos) para evitar que el estrés se dispare y haga estragos en la salud.

Imagen de williamcho