Al mal paso, darle prisa

Ante ti se levanta, como un coloso, un compromiso inevitable: Una visita al médico, una conversación, una llamada incómoda, una decisión que llevas tiempo aplazando…

Cuanto más tiempo lo dejes, peor: Al mal paso, dale prisa.

Libérate de una vez del nerviosismo, de la angustia, de la preocupación. Ponles el alto a tus temores, ya que tu propio miedo te hace ver la situación mucho más complicada de lo que es.

avanzar

En realidad, lo que tienes delante no es tan difícil, ni tan duro, ni tan aburrido, ni tan doloroso. Es tu imaginación la que construye semejante monstruo.

Y, aunque la situación fuera así de monstruosa, una vez que estás “dentro”, muchos de esos temores se desvanecen, aunque sólo sea porque sabes que has hecho lo más duro: Empezar. Es así, empezando, cuando estás más cerca del final.

  • Empieza pronto las tareas más difíciles del día.
  • Quítate la espinita de la duda que está colgada en tu mente.
  • Atrévete y habla de una vez a las claras con quien tú sabes.
  • Comienza a hacer tus pesquisas para tomar esa decisión inaplazable.

Sabes que, además de evitar mucho estrés innecesario, estás cuidando de un tiempo valioso.

Cuanto antes pases a la acción, antes podrás respirar tranquilo y pensar en asuntos más agradables, que merecen más atención por tu parte.

¿Sabes? Al contarte esto me estoy hablando también a mí misma. Porque una cosa es hablar de esto y otra, más difícil, es recordarlo en el momento clave y llevarlo a la práctica.

Sin embargo, recuerda que ya hemos pasado por ahí. Tenemos experiencias anteriores por las que guiarnos.

Yo, como tú, me he preocupado en vano por situaciones que resultaron ser mucho menos terroríficas de lo que recreé en mi mente por anticipado.

Y también me he preocupado por otras que han sido duras en realidad (están siendo duras, de hecho).

Pero la convicción de que estás haciendo algo, de que te estás moviendo, elimina bastante angustia.

Compruébalo cuando se deje ir sobre ti una situación que no te gusta para nada. Si puedes dar ese “mal paso”, dalo en cuanto te sea posible. Dando el primero, falta menos para llegar al final.

Imagen de Nick-K (Nikos Koutoulas)