10 Razones para leer ficción

Los libros de los que aprendes no son únicamente aquéllos que tratan de un tema del que te interesa saber más. También puedes aprender y desarrollar habilidades muy útiles leyendo cuentos, novelas u obras de teatro.

Con independencia de tu estilo de vida y del tipo de historias que prefieras, obtendrás beneficios interesantes de leer ficción. Más de los que crees. Es bueno para tu salud, bonito para tu mente y barato para el bolsillo.

Comienza la lista:

1. Te hace más listo, no sólo más culto. Leyendo exploras realidades cercanas o muy lejanas (otros países, otras épocas, otras ideologías y formas de vida). Te expones a una gran variedad de palabras y expresiones. Y eso va de la mano con el desarrollo cognitivo.

2. Repercute en tu imagen. Como lo anterior, es obvio. Las personas “leídas” suelen dar una buena impresión. (También hay que apuntarlo como ganancia, aunque sea más superficial.)

3. Es un ejercicio mental estupendo, con el que te provees de defensas ante enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer.

leer ficción

4. Desarrollas tu imaginación. Le das vida a lo que el escritor o escritora plasmó en unos cuantos signos gráficos. Él/ella te describe un lugar, por ejemplo, y tú construyes un paisaje rico en tu mente.

Ése es un ejercicio que haces con frecuencia cuando lees ficción. Un “esfuerzo” que te ahorras con el cine o la tele, donde te encuentras el decorado montado al gusto de otro.

5. Ganas en creatividad. Otra consecuencia ligada a las anteriores. Tienes más conocimiento, más imaginación y, de eso, nacerán más ideas. Ideas que no sólo te vendrán bien si te dedicas a actividades creativas. También notarás que brotan con más facilidad para resolver problemas de la vida cotidiana.

6. Exploras en tu interior. A veces te encuentras con un personaje de ficción que ilumina un aspecto de ti en el que no habías reparado antes. O te sirve de inspiración para descubrir tus inquietudes. O ves que es justo la persona a la que menos querrías parecerte, etc.

7. Desarrollas tu empatía. A las personas que leen ficción les cuesta menos entender a otros o ver las cosas desde su punto de vista. Son más hábiles “leyendo a la gente” y más flexibles. Algo que repercute de manera positiva en sus relaciones personales.

8. Te relajas. Leer te desestresa en un mal día y mejora tu estado de ánimo. Por un rato, te pierdes en el libro, descansando de las tensiones y distanciándote de aquello que te aflige.

Consecuencias positivas de esto son que duermes mejor y que renuevas energías para enfrentarte más tarde a lo tuyo.

9. Disfrutas de los tiempos de espera, que son muchos: En la parada del autobús, en la cita con el dentista, en la peluquería o en tu casa, esperando a que se cueza el arroz.

10. Es gratis (o muy barato). Por el precio que pagas por un libro, tienes más horas de entretenimiento de las que te da una película. (Aunque ver una película también es buena idea.)

Sácale partido a tu carnet de la biblioteca, comparte con amigos o hártate a leer con lo que hay por Internet. Si no conoces páginas donde leer o descargar libros de manera legal y gratuita, aquí tienes unas cuantas para empezar:

  • Libroteca. En ésta puedes encontrar millares de libros libres de derechos de autor.
  • Proyecto Gutenberg. Para libros en inglés, francés, alemán, italiano y portugués.
  •  ManyBooks. Libros en más de 30 idiomas, incluido el español.
  • También puedes leer libros gratis en Google Play y Amazon (para su lector Kindle). Además, en ambas plataformas tienes acceso a multitud de títulos por un precio muy bajito.
  • ¿Más sitios? He aquí una lista de 23.

Como hobby, leer es de los más baratos para lo mucho que aportan.

Mi objetivo para el próximo año es leer más ficción, porque rara vez lo hago. ¿Y tú? ¿Eres amante de los libros que cuentan historias o todavía crees que son una pérdida de tiempo?

Imagen de Márcio Binow da Silva