Hoy estás construyendo tu futuro

¿Te preocupa el futuro? ¿Cómo te ves viviendo de aquí a unos años? ¿Y la semana que viene?

La semana que viene también es tiempo futuro. Y, si sigues vivo hasta entonces, en ella se reflejarán consecuencias de un buen número de acciones que realices en esta semana.

¿Y mañana? Tú no sabes si mañana vas a despertar. No hay garantías. En caso de que lo hagas, será con lo que has construido hasta la fecha, con todo lo que hiciste hasta el momento de abrir los ojos de nuevo.

Despertarás con un pasado que no puedes cambiar. Podrás contártelo de manera distinta y aprender de él. Pero ninguna de tus acciones de hoy impactará en lo que quedó atrás.

bola de cristal

Donde sí impactará lo que hagas hoy es en el futuro. Mañana cuando despiertes estarás más cerca o más lejos de lo que quieres, dependiendo de lo que hoy decidas.

Puede ser… Tal vez… Si no hay certeza de que despiertes, tampoco la hay de que el futuro corresponda a los planes que tienes en la cabeza. Por eso no hay que agobiarse por el futuro. Nada está escrito.

Lo que cuenta es que hagas hoy lo que esté en tu mano. Sin lamentos por los errores de ayer. Sin permanecer quieto como un poste esperando que se den las circunstancias perfectas para actuar.

Hoy es más que suficiente para dar un paso que te acerque al futuro que quieres. Para intentarlo, al menos.

Puede ser aterrador mirar hacia el futuro. Si hoy estás en dificultades, quizás te parezca que el porvenir pinta negrísimo. Pero nada está decidido.

Si el futuro te quita el sueño, concéntrate en el día de hoy. Quédate construyendo en el presente. Ya verás que una buena parte de lo que hagas (o dejes de hacer), impactará en el día de mañana, en la semana que viene, en el año próximo…

Imagen de Anomalous Productions