5 Ideas para reducir distracciones

¿Cómo te afectan las distracciones en el trabajo? ¿Te frustra no tener control sobre ellas? Vamos a proponer ideas para evitar ser atrapado por una distracción tras otra cuando estás trabajando.

Es muy frustrante que, justo cuando comienzas a meterte en el trabajo, surja algo que te saque de ahí. Esto, una vez tras otra, hasta que te dan las tantas del día y no has avanzado como te hubiera gustado.

El objeto de centrarte en el trabajo es hacerlo bien y terminarlo sin que demore largas horas por la falta de concentración.

trabajo interrumpido

Como yo también tengo a veces este problema, ahí van algunas sugerencias por si te sirven.

Prepárate

Antes de enfrentarte a un trabajo que precise concentración, acondiciona un poco el entorno, trata de estar cómodo físicamente y ve pensando en lo que quieres enfocarte. “Dile” a tu cerebro que necesitas que se centre un rato.

Yo lo que hago es ponerme ropa cómoda y sentarme en mi puesto con un café. Con ese mini-ritual le digo a mi mente que es hora de concentrarse.

Además, trato de elegir el momento idóneo. Esto es: por la mañana, cuando más energía tengo y menos probabilidades hay de que surja algún imprevisto que me frene.

Establece prioridades

Empezar con las ideas claras de lo que quieres hacer te ayuda a estar más centrado. De eso ya hemos hablado: Divide el trabajo y ve paso por paso.

Y también ayuda decidir de antemano qué es lo que NO vas a hacer. Por ejemplo, durante ese rato NO vas a abrir el correo, ni a mirar el teléfono, ni a ver qué se cuece en Facebook.

Di que no

Si, justo cuando has pensado ponerte a trabajar, llega alguien a charlar un rato o con planes más divertidos, déjalo para más tarde.

La gente que te aprecia lo va a entender. Ellos también tienen cosas que hacer. Y los demás da igual si lo entienden o no.

Desconecta aparatos

Por un rato, desconecta todo lo que suene que pueda interrumpirte o desactívale el sonido (como hago yo).

Tú no eres un esclavo del teléfono, ni del e-mail, ni de nada de eso. Las notificaciones o mensajes pueden esperar un par de horas.

Descansa y diviértete

Quizás últimamente te distraes más porque descuidas tu descanso y tus ratos de ocio. Tu mente aprovecha la más mínima excusa para dejar de trabajar.

Para evitarlo, decide de antemano cómo vas a recompensarte por ese tiempo que vas a estar concentrado. ¿Vas a pasar un rato en las redes sociales? ¿Te pondrás a leer? ¿Irás a tomarte algo con un amigo?

Así que, ¡venga! Motívate pensando que, en cuanto cumplas con el trabajo (o el estudio) viene lo que más te apetece. Si respetas tus necesidades de ocio y descanso, mañana será más fácil que el cerebro permanezca centrado en la tarea.

Espero que te sirva. 🙂

Imagen de Josh Bancroft

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...