No debería ser así, pero así es

Cuando nos empeñamos en controlar cada pequeña cosa que ocurre a diario, la realidad nos sacude una bofetada tras otra. Es una pesadilla.

Te subes por la mañana a la báscula y ves que has subido de peso. ¿Cómo? ¿Después de tu esfuerzo por mantenerte o bajar? No, eso no debería ser así.

decir noDedicas horas a limpiar la casa y, en un ratito de nada, vuelven a aparecer la mugre y el desorden. No debería ser así.

Estás a punto de terminar un horroroso trabajo que te encargó tu jefe y cambia de idea en el último minuto. Ahora quiere otra cosa. ¡No debería ser así!

Apenas llevaste el coche al taller hace unas semanas y hoy vuelve a averiarse. Tampoco debería ser así.

Antes de que te recuperes de una bofetada de realidad, tienes un nuevo inconveniente en la puerta. Y tú te rebelas contra una realidad que no te da tregua, que es una continua fuente de fastidio.

Doblas tus esfuerzos: Madrugas más, trabajas más horas, recortas el poco tiempo que tenías para descansar. Y, aun así, sigue aumentando la diferencia entre lo que es la realidad y lo que a ti te gustaría que fuera.

No debería ser así, pero es así. Y así hay que tomarlo, con humildad y paciencia. Después de todo, es bastante pretencioso hacer que la realidad encaje con lo que a cada uno nos conviene. Además de ser, obviamente, muy estresante y frustrante.

¿Qué tal si hacemos las paces con la realidad? Aceptemos lo incontrolable, lo inevitable y lo poco deseable que pueda salirnos al paso.

Abracemos el momento como es y resolvamos la papeleta con calma. Así estaremos más serenos cuando la realidad nos muestre una nueva sorpresita.

¡Se me ha caído el teléfono al inodoro! Eso no debería… En fin, cosas que pasan…

Imagen de HasinHayder

Comments

  1. Me ha encantado la última frase, je je.

    Bueno, me encanta todo el blog, pero ha sido un buen final.

    Abrazos

    • Casandra - TBM says:

      Gracias, Nuria. Era broma lo del final. Pero, si llega a pasar, me recordaré tomármelo así. 😆
      Besos!!