¿Hasta cuándo estarás hundido?

¿Hasta cuándo te mantendrá atrapado la lástima por ti mismo? Necesitas salir de ahí.

Eso, ni mucho menos es una orden o un consejo. No es una recriminación. Sólo es un recordatorio de lo que ya sabes.

Un recordatorio que muchos, como yo misma, nos hemos hecho alguna vez.

alcanzar

Tú lo sabes. Nadie puede remontar de ahí por ti. Nadie puede vivir tu vida por ti. Has de salir adelante por ti mismo, cualesquiera que sean las circunstancias.

Lo has de hacer independientemente de que seas joven o mayor, pobre o rico, listo o torpe. Lo has de hacer a pesar de la injusticia, del dolor o de todo lo horrible que tengas encima.

Permanecerás atrapado hasta que tú decidas salir.

Porque, a pesar de todo, puedes elegir si soltar el lastre de la lástima y el victimismo. Puedes decidir cuándo es la hora de deshacerte de los pesos que impiden que te muevas.

Nadie, sino tú mismo, puede hacer eso. Y lo harás. Aunque lleve tiempo, aunque recaigas varias veces, aunque el proceso sea duro.

Lo harás porque necesitas salir de ahí y seguir viviendo.