Ahora es la oportunidad para hacerlo mejor

Muchos de nosotros nos levantamos a diario con el propósito de hacer nuestra parte bien, pero a veces nos alejamos del “ideal” que tenemos en mente.

  • Queremos ser amables con quienes tenemos cerca y, en un momento de estrés, les respondemos de forma cortante o antipática.
  • Queremos ser eficientes en el trabajo y nos distraemos con tonterías.
  • Queremos celebrar lo que hemos hecho bien, pero ponemos tanto énfasis en las meteduras de pata que los logros se van al segundo plano.
  • Etc.

Qué te voy a contar. Son muchas las veces en las que uno parte con una intención y hace lo contrario. Y, aunque te lamentes del error, el tiempo no vuelve atrás para evitarlo.

Ser consciente de la diferencia entre el “ideal” y lo que has hecho es importante. Pero, si te quedas rumiando el error que has cometido, estás haciendo a un lado la oportunidad de hacerlo mejor a partir de ahora.

tiempo

La autocrítica es sana, siempre que se use para aprender. De hecho, tienes ocasión de usarla a menudo. Cometes errores y, gracias a ellos, descubres cosas que, quizás dando los pasos correctos desde un principio, no habrías descubierto.

A todos nos pasa. Y, cuanto más cosas haces o más “ideales” te propones, más veces te equivocas.

El objetivo no es hacerlo todo bien, todo perfecto desde primera hora. Esto sí que es un “ideal” inalcanzable para un simple ser humano. Lo que sí es posible es seguir progresando por el buen camino (tú sabrás cuál es el tuyo), aprovechando los errores para dar los siguientes pasos.

Cada momento es una nueva oportunidad para practicar, para rectificar, para avanzar. ¿Qué te parece si aprovechamos éste? ¿Qué tal si dejamos atrás el regusto a culpa o frustración y damos un paso adelante?