Empieza, a pesar de las dudas

Tienes un plan bien estructurado a la hora de ponerte en marcha. Es un instrumento muy necesario, ¡cómo no!

Quizás te preocupen los cabos sueltos que han quedado. Hay detalles que pulir y estudiar; un montón de dudas pululando en tu cabeza.

Que eso no te detenga. Empieza, a pesar de las dudas. Ponte en marcha y da un paso tras otro con el fin en mente. Porque es probable que esas dudas vayan disipándose por el camino.

empezar

¿A que te ha pasado otras veces? Has empezado una andadura sin considerar si estabas preparado del todo. Y por el camino has ido resolviendo lo que no estaba tan claro. Eso… y lo que ni te imaginabas al comienzo.

Entonces, permite de nuevo que la experiencia sea tu maestra. Resuelve los problemas o inconvenientes conforme vayan llegando.

Puedes planear, especular y aprender de la experiencia de otros. Son recursos muy útiles. Pero, en algún momento, habrás de pasar a la acción y enfrentar lo que vaya surgiendo en la vida real.

No demores tanto ese momento. Da el primer paso en cuanto antes. Que sea tu acción la que vaya eliminando las dudas.

¡Adelante! ¡Empieza!