¿Has revisado tus prioridades últimamente?

Para vivir lo mejor posible, se supone que hemos de tener claras nuestras prioridades; esas cuestiones importantes que nos llevan a levantarnos cada mañana y a hacer lo que hacemos.

Lo que ocurre es que esas prioridades hay que revisarlas de tanto en tanto, porque cambian con el tiempo.

Cosas que solían ser importantes para ti, ya no lo son tanto. O al contrario: algo que antes apenas te importaba, ha cobrado mucho valor. Es natural que pase.

Unas veces, estos cambios en tus prioridades estarán ligados a cambios radicales que acontecen en tu vida. Por ejemplo, cuando te casas y tienes hijos habrá cambios también en tus prioridades.

Otras veces, los cambios se producen gradualmente y, de igual manera, tus prioridades van cambiando. Por ejemplo, cuando tras un tiempo de convivir con alguien, empiezas a ver la vida de otra manera.

pregunta rueda

En cualquier caso, es interesante que observes cómo va cambiando tu forma de pensar y cómo van cobrando importancia unas cosas frente a otras, para que puedas alinear tus decisiones cotidianas con esas prioridades. Porque tu vida se estructura en base a lo que es importante para ti.

Si no te tomas tiempo para identificar tus prioridades actuales, quizás sigas actuando según lo que antes era una prioridad. Y eso, casi siempre, conduce a la frustración.

Para que lo anterior no quede tan abstracto, te dejo a continuación unos ejemplos personales.

Últimamente, la salud está en el top de mis prioridades. Cosa que se ha traducido en el cambio de bastantes hábitos: hacer ejercicio regularmente, comer sano y, sobre todo, acostarme pronto para dormir lo que necesito.

Hace unos años, la salud no era tan prioritaria. No vigilaba tanto la alimentación y, menos todavía, el descanso. Podía quedarme despierta hasta las tantas o no dormir si estaba haciendo lo que me parecía interesante.

Hay algunas cosas más que han ascendido en mi escala de prioridades, mientras que otras han descendido un montón. Entre ellas: tener cosas chulas, contar con la aprobación de “la gente”, la religión, el perfeccionismo, etc.

¿Cuáles son tus prioridades actualmente?

¿Te has parado a pensarlo? ¿Qué es lo que ahora es más importante para ti? ¿Actúas a diario conforme a eso?

Seguramente, tienes claras unas cuantas prioridades que han cambiado, al cambiar tus circunstancias o tu manera de pensar. Pero no está de más repasarlas de vez en cuando, ¿no crees?

Así tienes presente por qué razones haces las cosas que haces. Y, claro, puedes dejar de hacer (o hacer menos veces) las actividades que corresponden a cosas que ya no son prioritarias.

Comments

  1. gracias por el post, un tema que estaba olvidando, justo ahora que tengo que organizarme con varias cosas, esta idea me sirve mucho. un abrazo y gracias!