5 Ideas para vivir la semana sin agobiarse

No estás de descanso. Todo lo contrario. Estrenas una semana que se aleja de lo ideal: Una amalgama de problemas y situaciones correosas amenaza con robarte la calma.

Ahí van unas sugerencias para afrontar el panorama con energía y, a poder ser, con una sonrisa.

1. Vístete con una actitud positiva

Habrá situaciones difíciles que resolver y tareas que te vendrán largas. Ponte al mando; agarra el toro por los cuernos. Y, si no te sale la inspiración, piensa en la razón más importante por la que haces todo el esfuerzo.

Pero, además de todas esas pesadeces, habrá muchos momentos agradables. Que el ajetreo no te impida descubrirlos y disfrutarlos.

flores de primavera

2. Cuídate bien

Respeta tus descansos para recuperar fuerzas y elige bien tus alimentos, tanto los del cuerpo como los de la mente.

Si cada día te alimentas sólo de golosinas y comida chatarra, en poco tiempo estarás para el arrastre. Si alimentas tu mente de “pensamientos chatarra”, lo mismo.

Digamos que “pensamientos chatarra” pueden ser: excesos de culpas, críticas destructivas, cotilleos burdos, quejas, envidias, etc.

3. Dale a cada día lo suyo

Ayer ya pasó y mañana lo estás construyendo hoy. Pues eso: Quédate en hoy y haz lo que esté en tu mano. (No te indigestes con lo que está en manos de otros.)

Da el paso que puedas. Avanza hasta donde llegues. Y, si no llegas muy lejos, tranquilo. Hay rachas. Ya habrá otra semana más productiva. 😉

4. Póntelo fácil

A veces el agobio no viene del número de cosas que haces, sino de cómo las haces:

  • Apuesta por la calidad suprema en unas poquitas tareas, las más importantes.
  • Apuesta por la eficiencia en lo que no sea tan importante. Prescinde del perfeccionismo.
  • Apuesta por la chapuza efectiva o cumple, a secas, con lo que sea de poca monta, si no lo has quitado de la agenda.

En definitiva, dosifica tus energías. Esmérate más en lo que lo merece. Y busca atajos para terminar pronto lo demás.

5. Sé tu amigo

Escúchate. Háblate como le hablarías a un buen amigo. Trátate con ese respeto y consideración.

Pórtate bien contigo y, como haría un amigo, date ánimos para afrontar lo que tienes por delante en esta semana… y en las que siguen.

¿Te suenan saludables estas propuestas?

Con éstas o con otras ideas, ¡adelante con los retos de la semana! Disfrutemos de lo que se pueda, avancemos, superemos obstáculos y compartamos todo eso con la buena gente que nos rodea. No estamos solos en la misión.

Comments

  1. Vamos aprendiendo muchas cosas de tu mano y es una gozada.
    Me encanta el punto 5 y su enlace. Es cierto que muchas veces somos nuestros peores enemigos (exigencias, culpas, intolerancia, etc.).
    Fíjate que siempre comparto un recurso parecido pero con respecto a la manera con la que nos comunicamos con nuestros hijos: “cómo si nos estuviera oyendo el vecino”, así cuidamos el respeto, el tono, el volumen, y hasta el humor. Pero nunca se me había ocurrido aplicármelo a mi misma. A partir de ahora, seguro que lo haré.

    Gracias, una vez más.
    Feliz semana.

    • Casandra - TBM says:

      Ja, ja… La del vecino no me la sabía. Todo lo que sirva para ser cuidadosos en el trato con las personas que más queremos (incluyéndonos a nosotros mismos) es bienvenido. 🙂 Tomo nota mental.

      Gracias, Malú. Ahí vamos, aprendiendo todos los días un poquito para aprovechar este tiempo de la mejor manera posible.
      Espero que hayas empezado muy bien la semana. Besotes!