Cuando tu mejor esfuerzo se queda corto

No puede ser. Has puesto lo mejor de ti y los resultados de tanto esfuerzo han quedado lejos, muy lejos de lo ideal.

Qué cansancio. Qué rabia. Qué frustración más grande…

Después del desahogo, viene la pregunta difícil: ¿Qué haces para superar este traspiés? Ahí van unas ideas.

Detén la autoflagelación

Ya te has echado la bronca y es hora de parar. Total, eres humano. Cometes errores; tienes tus limitaciones y fracasas, como todo el mundo. Seguir martirizándote a ti mismo no va a enmendar la situación.

camino largo

Descansa del tema

A veces, esto es lo mejor: tomar distancia de la situación, para recargar energías y reflexionar con calma.

Puede ser muy útil para ver qué falló, en qué punto estás, qué opciones tienes en este momento, etc.

No creas que es tan fácil, porque a veces el miedo no te deja descansar. Te hace creer que, si te tomas unos días para despejarte, cuando vuelvas a la carga vas a estar perdido. Eso, si es que vuelves.

Ignora esa vocecita. Dar un paso atrás no es rendirse. Como dicen por ahí, quizás sea bueno para tomar impulso. Además, ¿conoces a alguien que haya conseguido sus objetivos (difíciles) sin dar nunca un paso atrás?

Reinspírate y vuelve a intentarlo

Si el objetivo vale la pena, ¿por qué no?

Recuérdate porqué luchas por él y recuerda también que no es la primera vez que pones tu corazón en una meta difícil. Otras veces lo hiciste y te saliste con la tuya.

Esta decepción ha dejado tu confianza renqueante. Equilibra el asunto recordando esas veces en las que fuiste fuerte. Y, a continuación, mira qué puedes hacer para seguir adelante.

¿Cambiar la estrategia? ¿Bajar un poco el listón? ¿Practicar más? ¿Pedir ayuda? … Decide cuál es el siguiente paso.

La aventura continúa. Tanto si decides volverlo a intentar, como si optas por dar un giro y probar otro camino, vas a salir adelante.

Y, cuando vuelvas a dar un traspiés, recordarás que éste lo superaste. Así es para todas las personas que se esfuerzan en construir lo que quieren.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...

Comments

  1. Cabía esa posibilidad.
    A lo mejor no la barajamos, pero estaba ahí.
    Cuando nos hablan del 99% de éxito nunca nos situamos en el 1% restante, pero lo cierto es que existe.
    Duele pero hay que asumir que caben todas las posibilidades, incluso las peores.
    Eso es crecer.

    Que te sea llevadero este calor; ya sabes, mucha agüita.
    Besos

    • Casandra - TBM says:

      Sí que pasa esto. Y a uno se le queda una cara… 😆
      ¡Ay, el calor! A mí me encanta. Pero, como se ha dejado venir tan de golpe, me siento aletargada. Espero que a ti te guste el veranillo, que ya lo tenemos en puerta. 😀

      Besotes, Malú!