Ideas para reanimar una motivación agonizante

¿Alguna vez te has levantado con la motivación bajo mínimos?

¿Qué haces en esos días o semanas en los que estás especialmente desmotivado e incluso tu autoestima está tocada? ¿Cómo recuperas la fuerza para seguir luchando por construir la vida que quieres?

Esto no te pasa sólo a ti. De vez en cuando, la mayoría de las personas que tienen metas sufren estos bajones, porque la motivación no suele ser constante.

sin motivación

A veces se desgasta. Y, en esas veces, quizás te resulten ideas como éstas:

1. Prioriza. Haz una lista con los asuntos que quieres o necesitas sacar adelante. Sé realista. Incluye sólo las prioridades y tómala como el plan de acción para hoy.

Lo ideal es que esas actividades/tareas que componen tus prioridades del día vayan en la misma dirección que los grandes objetivos que tú tienes a largo plazo.

2. Ve paso a paso. Sigue esa lista ocupándote de una cosa cada vez. Conforme vayas avanzando, mejor te irás sintiendo.

Si quieres, considera esos puntos de tu lista como metas a muy corto plazo (tus objetivos para este día) y déjate impulsar por las pequeñas victorias que vas sumando.

3. Echa mano de tus recursos motivadores. Inspírate con frases positivas, con libros o artículos; con la salida del sol o con la sonrisa de tu hijo.

Rodéate de lo que para ti tiene un mensaje positivo. Toma un poco de ánimo de esas fuentes.

4. Busca la compañía de personas positivas, que no son ésas que no tienen problemas, sino las que invierten su energía en salir adelante e impregnan el ambiente de esa energía. Intenta pasar más tiempo con esta gente.

5. Y, por el momento, evita a los cenizos o interactúa poco con ellos. Al menos, hazlo con quienes ametrallan a todo el que encuentran con sus quejas. Espera a que tu motivación levante cabeza, porque una ráfaga de éstas basta para rematarla.

 

Para resucitar la motivación en un momento dado, esto puede ser suficiente.

Ideas para motivarte hay muchas más (y en este mismo blog las repasamos a menudo), para que tú solito descubras qué es lo más efectivo para ti y lo uses siempre que te haga falta.

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...