Cosas que dejaron de importarte

Una de las ventajas de hacerte mayor es que cada vez eres más consciente de lo breve que es la vida. Y, naturalmente, esto influye en las decisiones que tomas a diario.

Hay personas que, dadas sus experiencias, sienten muy pronto que la vida es corta. Todos podemos saberlo desde muy jóvenes, pero cuando de veras se siente es cuando eres testigo de cómo se renueva el paisaje humano alrededor.

Se van personas que estuvieron ahí “desde siempre”. Se van familiares, amigos, conocidos. Llegan nuevas personas, que tienen “una vida por delante”; que, dicho así, suena a bastante tiempo.

Es un tiempo que, a quienes tenemos la fortuna de seguir cumpliendo años, nos da para vivir experiencias variadas y para compartirlas con quienes nos acompañan. Y, al ser cada vez más conscientes de lo limitado que es ese tiempo, vamos eligiendo mejor.

elegir

Nos volvemos más sabios cuando descubrimos la brevedad de la vida. Concentramos más atención en lo importante y tratamos de aprovechar las oportunidades que surgen para vivir bien o un poquito mejor en un día cualquiera.

Eso implica que cosas que antes eran importantes vayan quedando fuera, para poder volcarnos más en las que son significativas; para invertir en ellas nuestro valioso tiempo.

A mí han dejado de importarme minucias a las que antes les dedicaba atención o preciosos minutos diarios. Por ejemplo:

  • Ya no me importa dejar un libro a medias, si no lo estoy disfrutando.
  • Ya no me importa si saludo al vecino y me vuelve la cara.
  • Ya no me importa si salgo a la calle con una ropa pasada de moda.
  • Ya no me importa si hay pisadas en el suelo después de haberlo fregado.
  • Ya no me importan… tantas cosas.

Lo bueno de ese desinterés es que las presiones secundarias se recortan. Y más tiempo y energía hay disponibles para invertirlos en cuestiones cotidianas que me importan más.

¿Qué hay de ti? ¿Ser consciente de que la vida es breve influye en las decisiones que tomas a diario? ¿Hay cosas que dejaron de importarte?

Imagen de Orin Zebest