Ideas para escuchar sin prisa

Estás contando una historia o intentando explicar tu punto de vista sobre una situación compleja. De repente, la persona a quien le hablas salta como un resorte a dar su opinión sin dejarte terminar.

Qué molesto es…

Lo mismo que lo hemos vivido de un lado, lo hemos vivido del otro. Alguna vez, a ver quién no ha interrumpido el discurso de quien estaba hablando.

Pudo ser porque se tratara de un tema que le apasionara, porque la conversación se había atascado en un punto, porque estaba aburrido… o a saber.

conversación

Todos lo hemos hecho ocasionalmente. Lo fastidioso del asunto es tomarlo por costumbre: Escuchar, más que con la intención de enterarse, con la intención de responder.

La gente que hace esto no está prestando demasiada atención. Está demasiado ocupada pensando en qué va a contestarle al otro. Y, en cuanto tiene en mente la respuesta indicada, ¡ZAS!, interrupción al canto.

En conversaciones simples e informales esto tiene menos importancia. Se supone que uno no se pierde información importante. No obstante, no deja de ser un gesto desconsiderado.

Ahí está mi amigo, que merece sus minutos de atención, contándome qué le pasó el domingo en la playa. Y yo le interrumpo para contarle una anécdota mía, que es más interesante… y merece más atención, según yo.

Así estamos en este mundo competitivo: Todos hablando y disputándonos la atención, que es un recurso muy escaso, ya que son pocos los que escuchan. Aunque éste es otro tema.

En conversaciones formales o más sustanciosas, prestar atención a quien habla es mucho más necesario. De no hacerlo, podemos perdernos información o detalles no verbales esenciales para comprender apropiadamente el mensaje.

El tono de sus palabras, los gestos… Hay información que pasamos por alto cuando dividimos la atención entre la escucha y procesar los pensamientos que nos corren por la cabeza.

Sabemos esto. No obstante, practicarlo es difícil. La velocidad a la que pensamos es mucho más rápida que la de discurso.

Quien nos habla tarda más en contarnos lo que piensa que nosotros en procesarlo. Y, claro, es fácil que nos distraigamos pensando otras cosas mientras escuchamos.

¿Qué tal si escuchamos sin prisas?

La propuesta es seguir practicando para mejorar esta habilidad. Los “ingredientes” de la escucha activa ya los conocemos:

1. No interrumpir: Dejarle a la otra persona el espacio que necesite y no empezar a hablar hasta que termine de contar lo suyo (salvo en casos excepcionales).

2. Centrarse en el mensaje: Dejar de pensar en posibles respuestas, para meterse por completo en lo que está diciendo el otro.

3. Mostrar interés: La otra persona percibe que le prestamos atención cuando mantenemos el contacto ocular, asentimos, etc.

4. Hacer preguntas: Profundizar en lo que nos ha dicho nos sirve para elaborar una respuesta más acertada. Y, además, es una manera de demostrarle al otro que nos interesa él/ella y lo que nos está contando. (Muy importante, ¿no?)

5. Permitir los silencios: En una conversación es natural que se produzcan pausas. Como “escuchantes” nos pueden servir para pensar la respuesta, si es que vamos a dar alguna.

En resumen: Prescindamos de las prisas y escuchemos al otro. Si queremos atención, seamos capaces de dar atención. Nuestras conversaciones serán más ricas y nuestras relaciones ganarán con ello.

Imagen de tanakawho

Comments

  1. Que casualidad! Mi propósito en este momento es el de escuchar más y un poco mejor,así que me ha venido muy bien encontrarme con esta entrada.La verdad es que lo de interrumpir y hablar uno por encima del otro se hace constantemente, al final si lo piensas no te has enterado bien de lo que te querían contar o a medias.Yo seguiré practicando jejej
    Buen fin de Semana! ;D

    • Casandra - TBM says:

      Yo también quiero practicar esto, Carol. Compartamos el camino, entonces. 😀
      Muchas gracias. Buen finde para ti también. 🙂

  2. Muy buen concejo yo la verdad soy muy mal oyente porque pienso demasiado mientras la persona habla, comenta o explica algo!! tratare de poner atención verdaderamente a la conversación cuando esta se produzca gracias por el consejo saludos.

    • Casandra - TBM says:

      Gracias a ti, Ander. Somos más los que practicamos para escuchar un poquito mejor. 😉