Mira el deber con otros ojos

Las personas somos quienes les damos significado a las circunstancias. Nosotros mismos somos quienes, tras observar lo que hay que hacer, decidimos que es aburrido y pesado.

Hablemos del “deber” y englobemos en esa categoría lo que cada uno hace a lo largo del día. Pensemos en lo menos apetecible.

¿Tienes en tu mente un “deber” que se te hace pesado? Yo también.

¿Y si lo miramos con otros ojos? ¿Lo juzgaríamos igual?

lente

Si yo miro el deber como un fastidio que me va a hacer madrugar, dejar una actividad en la que estoy muy a gusto o robarme la exquisita placidez mental del momento, seguro: El deber es “malo”.

Pero si lo miro como una oportunidad, la cosa cambia. Mis “deberes” son las cosas que yo elijo hacer en mi vida. Cada una de ellas, tiene su razón de ser. Y, además, puedo hacerlas.

Sí, elijo estudiar esta lección. Y puedo hacerlo.

Desde este punto de vista, el deber no parece tan “malo” como no poder elegir o no poder hacer lo que quiero hacer.

¿Qué carga es más pesada: la de hacer lo que he decidido o la de no poder hacerlo?

Esa pregunta le da un giro a la situación, tan acentuado, que la palabra “deber” no cuadra para describirla. Le van más otras, como ésa: “oportunidad”. Y, vista así, inspira más gratitud que fastidio.

La misma situación tiene otro significado cuando la miras diferente. Aprovéchalo tú también, cuando observes el “deber” o cualquier otra circunstancia.

Trata de verla con ojos de quien quiere avanzar. 🙂

Imagen de Mr. Theklan

Comments

  1. Andres Guardia Caracas Venezuela says:

    Hola solo quiero agradecerte por el amor y la dedicación que le pones a este blog a sido una compañía en el día a día un gran GRACIAS.

    • Casandra - TBM says:

      Gracias a ti, Andrés. Me siento privilegiada de que tú y otras personas pasen por esta página, con lo grande que es Internet. La agradecida soy yo. ¡Besos!