Identifica al amigo saboteador

Inicias un cambio muy positivo para ti. Al fin, echas a andar un proyecto que llevabas tiempo considerando; te tomas en serio los estudios, un programa de ejercicios o un hobby… ¡Te mueves hacia delante!

Hay amigos (o familiares) que van a animarte. Como te quieren bien, se sienten contentos con tu progreso. Te lo dicen o tú lo notas. Sabes que puedes contar con ellos.

Pero, ¡ojito! En el grupo puede colarse un impostor. Un “amigo” que compite contigo y se siente bien a tu lado cuando se compara y ve que tiene ventaja.

Las cosas cambian cuando llegan buenos tiempos para ti y empiezas a progresar. Entonces este “amigo” se siente mal. Pero no por ti o por tu éxito, sino porque él/ella no está progresando. Es tan egocéntrico, que no ve más allá de sí mismo.

Para aclararlo, supongamos que el cambio que inicias es el de ser más cuidadoso con tus finanzas personales. Decides hacer un presupuesto mensual y respetarlo.

Tu “amigo” es un desastre en esas lides. Vive al día y le debe dinero hasta a su sombra. ¿Cómo crees que le sentará que tú seas capaz de hacer lo que él no puede, no sabe o no se atreve?

Tu progreso le recordará su fracaso. Y eso lo verás cuando te diga: “Ay, ¡qué tacaño te has vuelto!” O, tal vez: “Hay que ver lo que has cambiado. ¡Qué egoísta eres!

El problema es que, como tú lo ves como a un amigo, empiezas a pensar que puede tener razón. Después de todo, los amigos son personas que quieren tu bien.

Pero, precisamente por eso, este individuo no es tu amigo. Es un competidor, un saboteador (o el nombre que tú quieras ponerle).

tropezar

¿Qué amistad es ésta?

Este “amigo” te acepta como eres. Te quiere si eres pobre, gordito o poco agraciado. Y tú te sientes agradecido con la vida por su amistad.

PERO se molesta cuando prosperas, adelgazas o empiezas a esmerarte en tu arreglo personal. Tu éxito le escuece y trata de sabotearlo, para que vuelvas atrás.

Es importante que identifiques (o identifiquemos) bien a estos “amigos”. Pueden ser personas a quienes ves de tanto en tanto o gente que vive bajo tu mismo techo.

Y también es importante que les pongas límites, para que no den al traste con tu esfuerzo. Vayan estas sugerencias al respecto:

1. Deja de comunicarte un tiempo con este “amigo” que te está poniendo la zancadilla, si es posible. El tiempo necesario para que tú avances en tu objetivo.

2. Apóyate en tus verdaderos amigos. Hazles partícipes de tus metas y de tus progresos. La idea es que el apoyo de los buenos amigos contrarreste el boicot del otro “amigo”.

3. No hables de tus metas en presencia del “amigo”. Quizás ni se dé cuenta de que no sacas el tema, ya que vive enfocado en sus propias circunstancias. Y, si hablas de lo tuyo, hazlo desapasionadamente y si dar tanta información.

4. Sé tu amigo. Si, por un casual, no tienes mucho apoyo del entorno y te sientes solo en tu objetivo, adáptate a eso, en lugar de buscar el apoyo en un amigo falso. Estos amigos roban mucha energía. Resérvala para seguir progresando en lo que quieres conseguir.

En resumen: Si trabajas por un objetivo que te va a hacer crecer y un “amigo” intenta disuadirte, avergonzarte o hacerte dudar, estudia el panorama. Puede tratarse de un saboteador, a quien le aterra sentirse fracasado si tú tienes éxito.

Imagen de hellabella

Comments

  1. Gracias a tu reflexión me di cuenta de que estaba siendo “usada” sin darme cuenta por una amiga saboteadora, si no fuera por esto tal vez nunca hubiese confirmado esta situación, ahora ya la trato con mas cautela y me siento mucho mas dueña de mi vida, de verdad te lo agradezco en el alma! Que Dios te bendiga
    Saludos desde Colombia 😉

    • Casandra - TBM says:

      Tal vez no te diste cuenta ahora, sino que confirmaste lo que te decía tu intuición. En cualquier caso, me alegro de que haya sido para bien. 🙂
      Saludos!!