6 Ideas para mantenerse fuerte ante el estrés

Sean unas u otras, la mayoría de nosotros nos enfrentamos a diario con complicaciones variadas.

Surgen problemas de salud, dificultades en el trabajo, embrollos sentimentales, discordias familiares, estrecheces económicas… Y a veces se crecen o se amontonan poniendo a prueba nuestro aguante.

Hay etapas más o menos tranquilas. Pero hay otras que son de aúpa. ¿Qué tal si, en los días más difíciles, procuramos mantenernos fuertes?

He aquí algunas ideas para conservar la calma, la cordura y las fuerzas cuando el estrés aprieta.

1. Cuida de tu cuerpo

Esto es lo más, más importante: duerme lo necesario, come equilibrado y haz ejercicio, dentro de tus posibilidades.

Trata de llenar el tanque de energía. Porque enfrentarte a las complicaciones con el tanque vacío es mucho más difícil.

escalando

2. Acepta el estrés como parte de la vida

“¿Cómo pudo pasarme esto?” Destierra esa pregunta y todas las que se le parezcan. Las situaciones difíciles son inevitables.

Son inevitables los problemas, los errores, los imprevistos… En fin, todo ese lote indeseable. Porque, mientras sigas haciendo cosas y moviéndote hacia delante, algún obstáculo vas a encontrar. Y porque no puedes controlar cada cosa que sucede o sucederá.

Precisamente, eso es lo que puedes recordar cuando arrecien las dificultades: De un modo u otro, saldrás de ésta y seguirás adelante, como otras veces has hecho.

3. Evita hacer montañas de cuatro granos de arena

Cuando la vida se complica, basta una sutil inconveniencia para verlo todo más negro todavía.

Se te derrama la leche en la cocina y te lo tomas a la tremenda: “No hago nada a derechas.” Fallas en un triste examen y te parece que acabas de tirar tu futuro por la borda.

Ese drama te lleva de cabeza al pesimismo y añade un estrés innecesario. Por tanto, resiste la tentación de montarte una película catastrófica en la cabeza, por un error o incidencia que, visto con la cabeza fría, no es tan grave.

4. Ten un repertorio de medidas sanas anti-estrés

Hay maneras de combatir el malestar del estrés que, lejos de arreglar la situación, la complican: beber para olvidar, comer para acallar las emociones incómodas, fundir la tarjeta de crédito, etc.

¿Para qué escapar de las emociones? Permítete sentirte triste, nervioso, asustado… Y elige actividades saludables para manejar tu estado emocional: sal a caminar, charla con un amigo, practica tu hobby, etc.

5. Asume tu responsabilidad

Ponerte en un papel de víctima no te servirá. Las situaciones difíciles son inevitables y muchas de ellas ocurren sin que tú intervengas para nada. Cierto. Pero, ya que suceden, a ti te corresponde decidir qué hacer al respecto.

Colócate en una posición de poder. Decide y actúa donde puedas o creas conveniente, en lugar de ceder gratuitamente ese poder a terceros.

6. Pon el ojo en lo que aprendes

Hay situaciones estresantes que la mayor satisfacción que proporcionan es salir de ellas cuanto antes. (Ya es algo.)

Hay otras que prometen mejoras: un ascenso en el trabajo o un hogar más confortable, a costa del esfuerzo que realizas hoy.

Eso sí, todas ellas (las prometedoras y las que no lo son tanto) te están curtiendo y dejando lecciones que pueden ser muy útiles más adelante.

Esto es lo último en lo que uno piensa cuando está envuelto en un mar de problemas: el crecimiento personal en una época de crisis. Aun así, es un punto a considerar para mantenerte en la lucha.

De muchas de estas temporadas difíciles, uno sale más sabio, más resistente, más hábil para manejar los siguientes desafíos.

No siempre pasa esto, desafortunadamente. Pero, para mantenerse fuerte, ayuda mirar los problemas como situaciones que enseñan, más que como maldiciones de las que sólo sacas ansiedad y cansancio.

Imagen de Foto Pamp