El truco de darte instrucciones para permanecer concentrado en la tarea

Hablar solo tiene mala reputación, pero puede ser una táctica útil para combatir las distracciones. ¿Lo has probado?

Imagínate que pierdes las llaves y empiezas a buscarlas por la casa. En tal caso, es muy probable que las encuentres antes si mantienes contigo mismo una charla como ésta:

Las llaves, ¿dónde están las llaves? En la repisa de la entrada, no. En la mesa.. ya he mirado y tampoco están. ¿En la cocina? No, ahí tampoco. ¿Dónde más pueden estar…? ¡Anda! ¡En el bolsillo!

Quien dice buscar objetos extraviados, dice cualquier otra tarea que se preste a esta charla que mantienes contigo mismo en voz baja. No funciona tan bien si sólo lo haces mentalmente.

Por lo pronto, lo anterior ha sido comprobado por un estudio que se publicó recientemente en LiveScience. La diferencia es que los participantes en el mismo no buscaban las llaves, sino un plátano. 😀

Yo llevo tiempo usando este truco. Y no soy la única. He pillado in fraganti a otras personas dándose instrucciones de viva voz. Supongo que comenzamos a hacerlo intuitivamente, al comprobar su utilidad.

En los días en los que estoy más dispersa es un salvavidas. Piensa en ésos en los que tienes un asunto “especial” que te asalta continuamente mientras estás trabajando.

pasos

¿Cómo evitas que te desconcentre? Con tu voz. Mira qué simpleza. Evitas distracciones, reduces errores y vas paso por paso.

He terminado el artículo. Hecho. Lo subo al blog… Ahora lo edito. Bien. Ya está. ¿Qué imagen le pongo? …

De acuerdo. Puede parecer infantil o locuelo. Ahora, lo efectivo no se lo quita nadie. Y a ti lo que te interesa es concentrarte para terminar la tarea pronto y bien. ¿O no? Pues ve dándote las instrucciones y recordándote lo que estás haciendo mientras avanzas en la tarea.

No queda ahí la utilidad de charlar contigo mismo (en voz alta). En ciertos momentos, puede servirte de desahogo. En otros, te ayuda a aclarar ideas.

Va siendo hora de que le quitemos la mala fama a este recurso que a muchos nos resulta útil y de que lo empleemos en nuestro favor cuando sea oportuno. Los demás pueden seguir pensando que se nos ha aflojado una tuerca, si gustan. 😉

Comments

  1. Yo siempre había oído que hablar solo ayuda a organizarnos la mente y la vida entera. Mira por dónde… ahora resulta que lo han probado científicamente.

    Gracias por la información (y por los artículos, eres una crack).

    Besotes

    • Casandra - TBM says:

      Gracias a ti por leer y comentar. 🙂 Como curiosidad, el fontanero al que suelo llamar cuando hay averías en casa usa este recurso (y dudo que sea porque lo diga ningún estudio). Supongo que es para evitar distraerse con las llamadas que recibe mientras trabaja o con los comentarios que yo le hago. 😀

      ¿Qué llave hace falta? ¿Dónde están las tuercas? Ya he colocado las primeras…

      Creo que él fue quien me motivó para probarlo, ja, ja…

      Besos!!