¿Tienes un día inspirado?

Qué bonito es cuando estás hablando y te salen las palabras más apropiadas; las que describen con más justicia lo que piensas.

Qué bonito es salir a dar un paseo y volver con una idea brillante bajo el brazo.

Qué bonito es probar con un experimento culinario extraño y que el resultado te quede delicioso.

¿Has recibido hoy la visita de la inspiración en las cosas que has hecho? Enhorabuena por el buen momento, si es así. Da gusto verse impulsado por el viento a favor.

Pero, ¿qué me dices de cuando avanzas sin la ayuda de ningún viento favorable? Tú creas cosas todos los días y no todos ellos estás tan inspirado: tomas decisiones, resuelves problemas, combinas tu ropa o tus alimentos… estés más inspirado o menos.

Lo mismo me pasa a mí. Y, ya que pienso en ello, no conozco a ninguna persona que esté inspirada a tiempo completo.

Las personas vuelcan su atención en lo que hacen. Le dedican tiempo, cariño… o lo que sea necesario para sacar lo que quieren hacer adelante. Pero no siempre andan con la inspiración en máximos, ni siquiera los artistas.

creatividad

Los artistas componen, pintan, bailan, dirigen, diseñan… Y pocos se pueden permitir el lujo de hacerlo sólo los días en los que les resulte más fácil por estar inspirados.

Tú y yo también somos creativos en nuestros quehaceres, con inspiración o sin ella. Se disfruta mucho cuando nos acompaña. Pero sin ella también podemos avanzar, aunque sea menos romántico.

La muy caprichosa se presentará en el momento que quiera. Muchas veces suele hacerlo ya que estamos metidos en faena. Démosle la bienvenida, si es que llega. Y, si no, ejecutemos un plan más práctico.

Podemos hacer lo que hemos pensado hacer en este día, incluso si las musas pasan de largo por nuestra puerta.

¿Cómo que no? Yo he escrito (esto que lees) como todos los días y no me he sentido inspirada. Seguro que el resultado no es sublime. ¿Y qué? Quise hacerlo y lo hice. 😀

Imagen de AlicePopkorn

Comments

  1. ¿Quién ha dicho que el resultado no es sublime?

    😀