¿Qué es mejor que hacer lo que quieres?

No pasa nada por saltarse un día. Claro que no. Pero, ¿por qué vas a saltarte éste? ¿Qué otra cosa es mejor que hacer lo que quieres?

Esa pregunta puede servir para vencer la resistencia cuando te debates entre hacer una actividad u otra.

De un lado, está la actividad importante. Por ejemplo, hacer ejercicio. ¿Pasa algo si te lo saltas sólo hoy? No, nada grave. Porque lo decisivo es que cumplas con esa tarea la mayor parte de los días.

Del otro lado, está la actividad tentadora. Tal vez, quedarte frente a la tele o el ordenador. Oh, sí. Te apetece más que el ejercicio.

Visto el dilema, puedes probar a zanjarlo con una pregunta demoledora: ¿Es mejor quedarte sentado que hacer ejercicio? ¿Cuál de esas actividades te acerca más a tus objetivos?

meta

No tienes ganas de hacer ejercicio. Vale. ¿Qué actividad es ahora mismo mejor que ésa? ¿Ver la tele? ¿La tele mejorará tu forma física, que es lo que tú quieres?

No quieres estudiar. Qué pesadez. ¿La opción de pasar un rato leyendo cotilleos es mejor que ésa?

No te apetece… lo que sea que no te apetezca y que tú has elegido porque es positivo para tu vida. Muy buena tiene que ser la otra opción para que valga la pena renunciar a lo que quieres.

La posibilidad que hoy tienes de avanzar un paso más hacia donde quieres ir es un privilegio (no un castigo). Disfruta de ese privilegio en primer lugar y, después, ves la tele o recorres Facebook.

La mayor parte de las cosas grandes que consigues está compuesta por pequeños pasos que das día tras día. Cada vez que das un paso en la dirección que tú quieres, más cerca estás de tu objetivo.

Es verdad. No pasa nada porque te saltes el paso de hoy. Pero, si puedes darlo, ¿por qué vas a saltártelo? ¿Qué otra cosa es mejor?

Ya verás lo bien que te sientes cuando des el paso de hoy. Mucho mejor, que si te quedas viendo la tele. No renuncies a esa sensación. Disfrútala.

Comments

  1. Jo, me he puesto colorá y todo… me has pillado, ja ja ja.
    Tengo que recordarme esto cuando las tentaciones me acechan, que suele ser a menudo (qué malas son, joé).

    • Casandra - TBM says:

      Por ésas me parece a mí que pasamos todos. 😆
      Hay días en las que las distracciones son un enemigo muy fuerte, también para mí. 😉