¿Qué es para ti una oportunidad?

¿Cómo? ¿No divisas oportunidades? Quizás sea porque tu definición de “oportunidad” no se parece a la que arroja el diccionario.

Éste (el Espasa-Calpe) la define como: “Momento propicio para algo”. Y ese “algo” pueden ser tantas cosas…

En un día de negrura, tal vez no veas las oportunidades. Piensas que estás condenado a que tu vida permanezca atascada donde está ahora. Para ti, una oportunidad sería una ocasión para hacer lo opuesto de lo que haces.

Pero ésa es una visión muy limitada, según el diccionario y según la misma realidad. Basta con echarle un vistazo a lo que has hecho esta mañana.

rutina matinal

Esta mañana tuviste la oportunidad de levantarte. Y lo hiciste. No fue lo opuesto a lo que haces cada día. En realidad, fue la misma oportunidad que aprovechaste ayer.

La aprovechaste (supongamos) para ir a trabajar, que es una actividad que realizas para ganar dinero, que necesitas para comprar comida y demás. Es decir, utilizaste el momento propicio para “algo” (levantarte de la cama).

El ejemplo es muy simple, pero sirve para que nos demos cuenta de que, a cada momento, surgen oportunidades que podemos aprovechar (o dejar pasar) para avanzar en lo que queramos.

Lo que ocurre es que no siempre son tan obvias. Por ejemplo, coincides accidentalmente con alguien en un ascensor y tú tienes la oportunidad de iniciar una conversación. Oportunidad que podría significar el inicio o la mejora de una relación (amistosa, amorosa, laboral, etc.), de la que se deriven otras oportunidades.

En otras ocasiones, la oportunidad no se te presenta de cara y tienes que ser tú quien la promueva. Por ejemplo, cuando buscas trabajo, cuando quieres hacer amigos, comenzar con un hobby o aprender algo nuevo.

Si la oportunidad no surge, tú puedes provocarla. Y tal vez no sea tan complicado. Imagínate encendiendo el ordenador. En ese tiempo, puedes jugar al solitario, meterte en una página y leer noticias, enviar currículums o entrar en un foro y ponerte a debatir con los otros usuarios. Todo eso son oportunidades.

Allá donde mires hay una oportunidad manifiesta o latente esperando a que tú la veas y decidas si aprovecharla o no.

Así que, si andas aburridillo de la rutina y te gustaría hallar oportunidades, ¡adelante! Muchas están ahí, ante tus narices, y otras te están esperando.