El futuro no está escrito

La manera en que te ves a ti mismo y tu comprensión del mundo que te rodea descansa en lo que ha pasado hasta el día de hoy. Ése es un conocimiento muy útil. Pero no te sirve para saber con seguridad qué pasará en el futuro.

Cada día que amanece, hay cambios. Cambia la gente, cambian las circunstancias; mueren unas oportunidades y nacen otras. Así, sin un guión que te diga qué es lo próximo que va a cambiar y en qué grado.

¿Se parece lo que imaginaste de niño a la realidad que vives hoy? ¿Viste en aquel entonces a las personas que te acompañan? ¿Pensaste que iba a ser así tu vida?

¿Y hace unos cinco años? ¿Supiste entonces por lo que ibas a pasar hasta llegar al día de hoy?

niña en el espejo

Tus predicciones del futuro (y las mías) suelen basarse en lo que ha pasado y en lo que hoy está ocurriendo. Nos proyectamos al futuro sin considerar los cambios o especulando sobre ellos:

  • Es humano pensar que, si llevas una temporada pasándolo fatal, el futuro pinta muy negro.
  • Es humano pensar que, si hoy te sientes triste, cansado o desinspirado, dentro de 24 horas vas a estar lo mismo.
  • Y también es humano pensar que las complicaciones que vives hoy desaparecerán en el futuro y el panorama se prestará más a que cumplas con un propósito que sigue pendiente.

Pero el futuro no está escrito, ni siquiera lo que va a ocurrir en las próximas horas. Tal vez mañana amanezcas lo mismo de apagado… o tal vez, no. Imagínate los vuelcos que puede dar tu estado de ánimo más a largo plazo.

Deja lo volátil del estado de ánimo. Tampoco sabes cómo vas a pensar en el futuro, cuáles serán tus sentimientos más profundos, o qué o quién va a formar parte de tu entorno de aquí a unos años. Sólo puedes estar seguro de que lo de hoy cambiará.

Pierde el miedo a esa incertidumbre. Si bien no puedes adivinar qué ocurrirá, sí puedes usar lo que hoy sabes para que muchos cambios vayan en la dirección que tú quieres darle a tu vida.

Y hoy tienes cosas por hacer, cosas que aprender, instantes por vivir, que van a contribuir a que el futuro se parezca (más o menos) a lo que deseas que ocurra. No es seguro, pero sí es probable.

Imagen de demandaj