5 Propuestas para hacerte la vida interesante

¿Estás aburrido? ¿A tu vida le falta chispa? ¡Estupendo!

Estupendo, porque sé de la persona indicada para llenarte los días de emoción y aventura. ¿Adivinas de quién se trata?

¡Exacto! ¡ERES TÚ! Tú eres la persona capaz de hacerte la vida interesante, en el momento en el que decidas aceptar la misión.

Seguro que das con los condimentos que necesitas. Y, para que también los consideres, aquí tienes cinco más.

salto

1. Embárcate en objetivos

Tener objetivos (a corto, medio y largo plazo) te da alicientes para levantarte y sirve para darle rumbo a tus días.

Pueden ser tan simples como planear lo que vas a hacer este fin de semana para pasártelo bien. O largos y complejos, como estudiar una carrera, sacar adelante un negocio o un proyecto de familia.

Piensa en cómo quieres que sea tu vida y constrúyela, paso a paso. ¿Cómo? ¿No tienes claro qué te gustaría hacer?

2. Rodéate de gente de la que puedas aprender

Inspírate con buenos ejemplos, ya los trates en persona o por cualquier otro medio. Observa a esta gente y aprende de su valor, de su tenacidad, de su sabiduría… o de las cualidades que a ti se te hagan más deseables.

Si tú eres la persona más lista y madura de cuantas conoces, estás en un terreno poco propicio para aprender. Te aburrirás enseguida.

Si, por el contrario, te sientes torpe e inexperto porque estás rodeado de personas que saben más que tú, enhorabuena. Te aburrirás menos y saldrás enriquecido de la experiencia, siempre que aproveches la oportunidad.

3. Sal de lo cómodo y lo conocido

Con las compañías estimulantes de las que hemos hablado, te resultará natural. Y, desde luego, también puedes explorar por tu cuenta.

Exponte a nuevas ideas. Piensa por ti mismo. Experimenta y saca tus conclusiones. Sí, cuesta trabajo. Es más “agradable” que te lo den todo hecho. Pero sólo de primeras.

Poco a poco, irás saboreando los placeres del descubrimiento y encontrarás ideas que te sirvan para decidir cómo quieres ser y cómo quieres vivir.

4. Aprovecha los fracasos

Lo anterior tiene un inconveniente: vas a fracasar más veces y, tal vez, más sonoramente que si te dejas llevar en una existencia apacible.

Habrás de tomarte los fracasos como otras oportunidades de aprendizaje. Pasado el mal momento cuando se producen, ahí tienes valiosas lecciones que te servirán para acercarte un poco más a lo que quieres.

5. Persevera

Una vez que decides lo que quieres, busca la manera de hacerlo realidad y de superar los obstáculos que encuentres en el camino.

Habrá bastantes: períodos de desmotivación, fracasos, imprevistos, oposición del entorno, etc. Cuanto más ambicioso el objetivo, más y mayores obstáculos sueles encontrar.

Esto, en lugar de para deprimirte, que sirva para hacer tu vida aún más interesante: piensa en cómo vas a superar cada una de las dificultades.

¿Recapitulamos?

  1. Busca un horizonte (retos, objetivos…).
  2. Acércate a personas de las que puedas aprender.
  3. Explora nuevas experiencias y conocimientos.
  4. Aprende de lo que salga mal.
  5. Sigue adelante, pase lo que pase.

Garantizado. La vida se vuelve más interesante, porque eres tú quien la hace interesante. En tus manos está que sea una aventura o un sopor de cuidado.