¿Estás pensando en rendirte?

Estás próximo a tirar la toalla. Quizás dudas de tus fuerzas, de tu capacidad o de si tu empeño servirá de algo. O tal vez has sido golpeado por la decepción, que quiere tomar por ti la decisión de abandonar tu objetivo.

Ahora es el momento de la perseverancia. El momento de seguir esforzándote, superando las dificultades, el fracaso o cualquier otro obstáculo.

Has venido esforzándote hasta ahora. Y lo has hecho por una razón que merecía ese esfuerzo. ¿Acaso ha dejado de ser importante dicha razón?

Si sigue siendo importante, levántate. Quizás ahora mismo sólo tengas fuerzas para resistir a duras penas, para hacer el mínimo, para esquivar los golpes.

resistir y luchar

Hazlo así. Resiste. Sobrevive. Recobra fuerzas poco a poco. Eso sí, recuerda que la finalidad de tu lucha no se queda en aguantar como sea. La meta es salir adelante: ganar.

guerreroY ganarás. Conquistarás tu objetivo o superarás la crisis, como has hecho con otras experiencias. El camino será duro y, por lo que has visto, está lleno de pruebas difíciles.

Pero tú eres un guerrero y, como tal, encontrarás la manera de superarlas.