5 Ideas para tratar con una persona muy difícil

Ahí llega de nuevo esta personita dispuesta a envolverte en sus dramas o a machacar tus ilusiones. Su comportamiento es cosa suya, pero te está perjudicando. ¿Cómo te desenvuelves en esta situación?

Ya la has escuchado. Ya le has sugerido soluciones. Has hecho un despliegue de paciencia y compasión que, lejos de reconfortar a la personita difícil, la animado a buscarte más aún. Y ahora, ¿qué?

Si no dejas que cualquiera disponga libremente de tu cuerpo o tu casa, protege también lo que no se ve: tu mente o tu tiempo, ¿no? Porque son valiosos y es un error no trazar límites a quienes pretenden abusar.

máscara

¡Oh! Se está acercando. Ahí viene. Obsérvala

Tú no eres el único que la encuentra difícil

Puede que esta persona difícil no se encuentre difícil a sí misma, al estar absorta en su propia realidad y considere que los difíciles somos todos los demás. A saber.

Pero sí es muy probable que tú no seas el único con quien exhiba ese comportamiento tan desgastante. Abre los ojos: hay otros a quienes también les monta el drama, aunque no lo comenten contigo.

¿Para qué quieres darte cuenta de esto? Para comprobar, por si tienes dudas, que esta persona no tiene como objetivo complicarte la vida a ti. Si tiene la oportunidad de succionarle la moral a otro, igual la aprovechará.

Por tanto, el problema no tiene que ver contigo. Tiene que ver con la persona que interactúa de esa forma tan poco encantadora.

Ya está aquí. Comienza la conversación

No muerdas el anzuelo

La conversación discurre y hay un momento en el que esta persona difícil lanza el anzuelo (una queja, un reproche, un sarcasmo, un comentario malicioso… o lo que fuera). Ahí está el cebo. ¿Vas a picar?

Sus palabras, como ya te consta, van directas a provocar tu reacción emocional. Eso es lo que quiere. ¿Y si esta vez no le das el gusto?

Respira tranquilamente y no muerdas. Si te es posible, despídete de manera educada o saca otro tema de conversación.

Terminó la conversación. La personita difícil se aleja.

Catapúltala fuera de tu mente

Has aguantado con calma el encuentro con esa persona negativa. Y, aún así, se te ha quedado un mal sabor de boca.

Deja de darle vueltas a ese momento. ¡Adiós! No merece la pena arruinar el día al completo por esta experiencia. Ponte a hacer tus cosas y dedícales toda tu atención.

Prioridades son prioridades

Si está dentro de tus posibilidades, intenta pasar menos tiempo con esta persona. Dale prioridad a las relaciones que más valoras y a las compañías sanas.

De todas formas, no es raro que si sigues sin morder sus anzuelos, sea esta misma persona la que prefiera buscar a otros que sí “piquen” en su drama. Como tú no le das lo que busca, es probable que trate de encontrarlo en otra parte.