El mal trago pasará. Recuérdalo.

Te resultan largos los días y las noches difíciles, en contraste con lo rápido que parecieron volar los buenos tiempos.

El malestar ocupa tanto espacio, que los momentos felices quedan lejos y borrosos. Tanto espacio, que eclipsa las cosas buenas que a día de hoy hay en tu vida. Tanto, que olvidas que este mal trago pasará.

Todo es temporal: las alegrías y las penas; las ganancias y las pérdidas. Así ha venido siendo.

Viviste momentos en los que te sentías feliz. Viviste momentos duros. Unas experiencias te debilitaron. Otras, te hicieron más fuerte, más sabio.

salir del túnel

Ahora es el momento de retomar lo que puede servirte de todo eso que has vivido. Y también lo valioso que encuentres en el día difícil de hoy.

Seca tus lágrimas. Reclama tu experiencia y todas esas cosas buenas que ha eclipsado el malestar. Ahí están, contigo. Tengas más o menos recursos en tus manos, aprovéchalos.

Recuerda que este mal trago pasará. Mientras tanto, puedes usar lo que tienes a favor o intentarlo. Tienes la oportunidad de enfocarte en lo que sí quieres que ocurra más adelante.

Pero, si no quieres aprovecharla o no te ves con fuerzas, recuerda que a cada segundo que pasa estás saliendo de este episodio. Recuérdalo. No durará para siempre.

Imagen de saxon