Obstáculos que, si no están, se inventan

Cuando emprendes un proyecto (o en la vida misma) hay obstáculos que conoces; otros, que vas descubriendo por el camino y un tercer tipo: los obstáculos inventados.

¿Has fabricado alguna vez tus propios obstáculos? Yo sí.

  • Soy muy torpe para estas cosas. Me va a ir mal.
  • No sé para qué hago esto, si no va a funcionar.
  • Voy a hacer el ridículo.
  • Etc.

¿Me encontré con esos obstáculos cada vez que me los imaginé? En mi cabeza, sí. En la vida real, las situaciones fueron diferentes. Y no te engaño si te digo que, casi siempre, en mi imaginación las cosas fueron más terroríficas.

asustados

Hay personas que prefieren imaginarse el peor de los escenarios para que, en caso de verse en ellos, no suponga una sorpresa y tengan un plan B para ponerlo en marcha.

Eso es muy práctico, siempre que consideres la situación catastrófica como una posibilidad, de tantas que puede haber. Y, por tanto, no actúes como si fuera a suceder sí o sí. ¿Por qué?

  1. Porque, realmente, no sabes todo lo que va a pasar, por buena que sea tu intuición.
  2. Porque, al estar tan seguro de que te encaminas al desastre, pierdes fuerza y ganas de seguir adelante.
  3. Porque el miedo te hace ver los obstáculos más grandes y difíciles de lo que puedan ser.

Es posible que te haya pasado esto: Estás temiéndole a una situación con cada fibra de tu ser. Verás tú como pase esto. Verás

Llega el momento y, caramba, aciertas: Ocurre lo que estabas temiendo. Pero, ya dentro de la situación, encontraste la manera de manejarla.

Desde fuera y a lo lejos, cualquier obstáculo intimida más, porque no se conoce bien.

  • Puede que sean molinos de viento, como los de don Quijote.
  • Puede que los obstáculos sí se acerquen a lo que imaginas. Pero, in situ, verás las diferencias, así como las opciones para superarlos.
  • O puede que no te los encuentres siquiera. Ésos, no.

Te lo recuerdo y me lo recuerdo a mí misma: Sigamos avanzando más pendientes de hacer lo que sí queremos, que de todos y cada uno de los obstáculos con los que podríamos encontrarnos. ¿Qué tal, la propuesta? 🙂