La gente es idiota. Yo no.

Es abrumadora la cantidad de tontos que hay en el mundo. Pobrecitos. Casi ninguno se percata de sus cortas luces. Menos mal que no es mi caso.

Lo que yo pienso es lógico. Es razonable. Mis ideas están claras y ordenadas. Mi visión acerca de mí misma y de las personas que me rodean descansa en fundamentos sólidos.

Los demás son los que tienen prejuicios. Los demás son los manipulables. Los demás son los que se portan mal conmigo, que en todo momento soy respetuosa y afectuosa hacia ellos.

¿Así soy yo?

Pues no. No soy tan razonable, ni tan sabia. Y, mucho menos, soy impecable en mis relaciones personales.

Conozco a personas que quieren creer que son ideales e infalibles. Personas que nos incluyen a ti y a mí en el enjambre de tontos que circula por el mundo.

Tal vez, los pobrecitos sean ellos, por su miedo a quedar mal ante sí mismos o ante otros; por tapar las equivocaciones que les ayudarían a crecer. Aunque, si ya son tan ideales, ¿qué más van a crecer?

Se limitan a mirarnos a nosotros, los que no estamos a su altura, para señalarnos los errores que ellos, en su sabiduría impostada, ni cometen ni cometerán.

bolígrafo rojo

¿Cómo quieres ser?

Yo me apunto al bando de los que quieren aprender, sin duda. Quiero aprender de los errores de otros, pero también de sus aciertos, que son muchos.

En lo que a mí respecta, también me interesa aprender tanto de mis aciertos como de mis errores.

Creo que ésa es una actitud que me beneficia. Me beneficia en mis proyectos personales, en mis relaciones con los demás y en la que mantengo conmigo misma.

Porque, gracias a esa actitud, descarto ideas que ya no me son útiles, incorporo nuevas o afianzo otras.

Que las personas auto-encumbradas señalen mis carencias no me quita el sueño, porque yo puedo mirar esas carencias sin sentirme mal y también puedo esforzarme por superarlas, si quiero. Ellos, no.

Seguirán ciegos, deslumbrados por la ilusión de ser perfectos y señalando a los demás desde su pedestal.

¿Hacia qué bando te acercas más tú?

Imagen de S1ON