¿Qué ventajas tiene que aprendas a hacer un buen uso de tu tiempo?

Esbozar un esquema flexible, en el que fijes las horas para las actividades cruciales del día. Anotar eventos claves en una agenda. Guiarte por tu política personal para aceptar o rechazar compromisos.

¿Qué piensas de ideas como ésas?

Son ejemplos de prácticas que realizan personas que quieren hacer buen uso de su tiempo. Y eso… ¿para qué?

¿Qué quieren estas personas? ¿Alcanzar sus objetivos? Puede ser. Pero ésa es sólo una de las posibles consecuencias positivas de organizarse bien. Apuntemos otras poquitas.

organizada

1. Más bienestar

Tratar bien al cuerpo es el punto de partida para vivir más sano y feliz. Por eso, estas personas elaboran horarios donde hacen sitio a sus rutinas saludables.

Comen y duermen a sus horas. Hacen ejercicio, meditan, salen a pasear (o las actividades que decidan). Su cuerpo y su mente lo notan.

2. Menos estrés

Cuando les sorprende un imprevisto o un cambio, acuden a su horario flexible (que tiene espacios libres) y reorganizan su esquema.

Es más estresante improvisar y tener las actividades revueltas: ¿Cuándo corchos voy a hacer esto?

3. Más tiempo para hacer lo que les gusta

Tienen un tiempo para descansar y divertirse. Y, por breve que sea, lo respetan.

Practican su hobby o comparten experiencias con sus personas favoritas, por ejemplo (lo cual también redunda en el punto 1).

4. Menos despistes y retrasos

Toman nota de sus compromisos importantes, así como de aquellas actividades que requieran preparación y se ocupan de ello con la antelación adecuada.

No dejan las cosas para el último minuto, ni prefieren trabajar bajo presión si no hay necesidad.

5. Mejores relaciones

Tienen sus días borrascosos, como todo el mundo. Pero, al cuidarse y al hacer actividades que les gustan, suelen estar más relajados y contentos. Su compañía es agradable (o más agradable que si vivieran en crispación permanente).

En la esfera laboral o profesional también se aprecia su capacidad organizativa. Responden a sus compromisos con una buena ejecución realizada en el tiempo acordado, respetando así el tiempo de los demás. Eso da muchos puntos.

 

En definitiva, alcanzar los objetivos personales o profesionales puede ser sólo una de las ventajas de aprender a hacer buen uso de nuestro tiempo.

Ya ves, hay otras ventajas que pueden animarnos a ser cuidadosos con el recurso más valioso que tenemos.