¿Con qué actividades pones alegría en tus días?

Hablemos de la alegría que no depende de las circunstancias que atraviesas. Hablemos de la que fabricas tú, cuando practicas tus actividades preferidas. ¿Les has hecho hoy un hueco?

Quizás sientas alegría entre tus responsabilidades habituales. Pongamos que tu trabajo o tus responsabilidades cotidianas son una fuente de satisfacciones más que de otra cosa.

Aun en ese caso, es beneficioso buscar el equilibrio; elegir actividades que disfrutes por ti y para ti. Con ellas exploras otros intereses, repones fuerzas y fabricas una dosis extra de alegrías.

Estar muy ocupado no es una excusa. Cualquiera de nosotros, que lo haga una prioridad, puede encontrar siquiera 15 minutos que dedicarle a una actividad con la que ponga un poco de felicidad en sus días.

Si no se consigue sacar tiempo hoy, ahí viene mañana para volverlo a intentar. Y, si no se hace una cuestión de diario, puede hacerse semanal.

nuevo hobby

Al margen de las responsabilidades cotidianas, que nos pueden hacer más o menos felices, podemos encontrar un espacio para “jugar”, como cuando éramos niños. Jugar, porque sí, porque nos hace felices. Y la felicidad es cosa de hoy.

En mi caso, practico esta idea. Procuro hacer una actividad diaria, al menos, con la que me sienta feliz; meterme en ella y disfrutarla, aunque sólo sean unos minutos.

¿Y tú? ¿Qué vas a hacer hoy para poner alegría en tu vida?

Me pregunto si será una actividad física (correr, jugar al fútbol…) una creativa (experimentar en la cocina o con los pinceles); si te decantarás por un hobby tranquilo, como la lectura, o si le darás caña a tu mente intentando armar un engendro electrónico…

En nuestra vida moderna es fácil quedar atrapado por el trabajo, los compromisos, los asuntos domésticos, la tecnología, etc. Tiene su arte sacar un tiempo para olvidarse de todo y sumergirse en una actividad.

Es difícil, pero puede hacerse. Si ya lo has hecho y tienes tus huecos para sumergirte en tus actividades preferidas, entenderás a qué me refiero. La alegría que fabricas con estas actividades impregna al resto de cosas que vives.

Si crees que los hobbies no aportan tanto, haz una lista de tus actividades preferidas (o que te gustaría explorar) y practica las que gustes, a diario o semanalmente. Tu vida se volverá más alegre. Compruébalo. 😉

Imagen de deanwissing