¿Dónde estás ahora? Sé honesto contigo

¿Es incómodo mirar la verdad a la cara? ¿Afrontarla como es? Muchas veces. Tal vez sea preferible aparentar que eres fuerte, que eres sabio, que el problema no existe.

Pero la careta no te dará nada. Al contrario, se interpondrá entre tú y lo que quieres ser.

  • Necesitas aceptar que no sabes, si quieres aprender.
  • Necesitas aceptar tus errores, si quieres aprovechar su lección y dejarlos atrás.
  • Necesitas aceptar que estás asustado, para que de ahí emerja el valor.
  • Necesitas aceptar tu herida, para que ésta comience a curarse.
  • Necesitas aceptar que lo que te importa, te importa, para poder volcarte en ello.

caretas

Necesitas aceptar cualesquiera que sean tus limitaciones, defectos o circunstancias. Siquiera, aceptarlos frente a ti mismo. Porque así es como se crece como persona.

¿Fácil? Quién dijo que es fácil… Quizás sea duro, durísimo. Por la aceptación en sí y por lo que haya que afrontar de ahí en adelante.

No obstante, pudiendo ser dolorosa, la honestidad es preferible a la careta. Porque con la careta puesta pierdes un valioso tiempo que podrías haber dedicado a ser quien quieres y a vivir como quieres.

Al menos, quítatela cuando estás contigo. Aunque no te guste lo que veas, acepta el punto en el que estás ahora.

Ése es el comienzo. Es el punto de partida y la vía más directa hacia lo decidas que quieres que forme parte de tu vida.

Imagen: h.koppdelaney cc