Levántate

Te va mal. Vaya temporada estás pasando… Una de ésas en las que predominan la tristeza, la rabia, el desencanto. Y no te apetece levantarte para seguir con tus proyectos.

Puedes permanecer quieto, a merced de los golpes. Es una opción. La más visible, cuando apenas te quedan fuerzas. Pero no es la única.

También tienes la opción de invertir esa escasa energía en volver a ponerte en pie. Ése parece un mejor uso que el de sumarla a lo que te está cayendo, que ya es bastante. Si la realidad porta sinsabores, ¿qué tal si te pones de tu lado?

arriba

El miedo, el dolor, la indignación… Agarra lo que puedas de lo que sea que estés sintiendo y transfórmalo en razones para levantar cabeza. Considera la opción de emerger de nuevo.

Porque te mereces esa oportunidad y porque sólo tú puedes dártela. Si tú quieres, es hora de dejar atrás lo que no sirve y de encontrar soluciones. Si tú quieres, es hora de elegir qué vas a hacer a partir de ahora.

Y, si te da por ello, puedes levantarte con una determinación arrolladora para dirigirte donde quieras. Quién dice que no.

Incluso cuando todo va mal, puedes elegir. Tal vez no sea hoy. Quizás, necesites varios intentos. No seas tú quien te quite la posibilidad de volver a levantarte.

Imagen de pasotraspaso

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...